Teton AGC-14 - Historia

Teton AGC-14 - Historia


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Teton
(AGC-14: dp. 13,910 1. 459'2 ", b. 63 '; dr. 24'; s. 16.4
k .; cpl. 633; una. 2 5 '/, 8 40 mm .; cl. Montaña Mckinley)

Teton (AGC-14) fue establecido bajo el contrato de la Comisión Marítima (MC casco 1363) como Water Witch el 9 de noviembre de 1943 en Wilmington, NC, por North Carolina Shipbuilding Corp., lanzado el 5 de febrero de 1944 patrocinado por la Sra. CE Shimp renombrado Teton el 1 de febrero de 1944; adquirido por la Armada el 18 de octubre de 1944; y encargado el mismo día en Brooklyn, Nueva York, el capitán Donald Rex Tallman al mando.

Después de la represión en la bahía de Chesapeake, el buque insignia de la fuerza anfibia, escoltado por Barr (APD-39), navegó hacia el sur; transitó por el Canal de Panamá; prosiguió, a través de Mare Island Navy Yard, a Hawai; y llegó a Pearl Harbor el 19 de enero de 1945. Cuatro días después, el contraalmirante John L. Hall, comandante, Grupo Anfibio 12, Fuerzas Anfibias, Flota del Pacífico, izó su bandera cuando su personal subió a bordo

Teton se incorporó a un convoy que se puso en marcha hacia Filipinas el 28 de enero. Después de paradas en Eniwetok, Ulithi y Palaus, la fuerza llegó a Leyte el 21 de febrero. A continuación, Teton comenzó los ensayos como buque insignia de la Task Force 44 para el próximo asalto contra los Ryukyus. El comodoro Clifford Greer Richardson, al mando del Escuadrón de Transporte 14, y el Mayor General John Hodge, al mando del XXIV Cuerpo de Ejército, se embarcaron con su personal. El 27 de marzo, Teton se puso en marcha como buque insignia de la Unidad de Tarea 51.13.1 y llegó a Okinawa el 1 de abril, el día en que comenzó el asalto. Permaneció allí durante 72 días controlando las operaciones de aterrizaje en las playas de Hagushi y luego proporcionando control de reserva de las operaciones aéreas ofensivas y defensivas. El 11 de junio el barco se puso en marcha en un convoy con destino a Filipinas.

Teton llegó a Subic Bay el 15 de junio y permaneció allí hasta el 17 de agosto. Cuando llegó la noticia de la rendición de Japón, el almirante Hall y su personal abandonaron el barco para trasladarse a Hansford (APA-106). Teton se embarcó en las fuerzas del ejército para la ocupación de Japón y se dirigió a Honshu, llegando a la bahía de Tokio el 29 de agosto.

Teton salió de la bahía de Tokio el 25 de septiembre y se dirigió a Guam para embarcar a aproximadamente 750 pasajeros para su transporte a los Estados Unidos. El barco llegó a San Francisco el 16 de octubre, desembarcó a sus pasajeros; y navegó hacia el oeste nuevamente tres días después.

Teton continuó su servicio con la Flota "Magic-Carpet", regresando a los militares de las bases del Pacífico a los Estados Unidos hasta principios de 1946. Comenzó la inactivación en San Diego en marzo de 1946 y fue dada de baja allí el 30 de agosto de 1946. Teton fue eliminada de la lista de la Marina. el 1 de junio de 1961 y vendido como chatarra en marzo de 1962 a Union Minerals and Alloys Corp., Nueva York NY

Teton recibió una estrella de batalla por el servicio de la Segunda Guerra Mundial.


Teton AGC-14 - Historia

AGC-14
Desplazamiento 13,910
Longitud 459'2 "
Haz 63 '
Empate 24 '
Velocidad 16,4
Complemento 633
Armamento 2 5 ", 8 40 mm
Clase Mount McKinley

Teton (AGC-14) fue establecido bajo el contrato de la Comisión Marítima (MC casco 1363) como Water Witch el 9 de noviembre de 1943 en Wilmington, NC, por North Carolina Shipbuilding Corp., lanzado el 5 de febrero de 1944 patrocinado por la Sra. CE Shimp renombrado Teton el 1 de febrero de 1944 adquirido por la Armada el 18 de octubre de 1944 y encargado el mismo día en Brooklyn, NY, el capitán Donald Rex Tallman al mando.

Después de la sacudida en la Bahía de Chesapeake, el buque insignia de la fuerza anfibia, escoltado por Barr (APD-39), navegó hacia el sur, transitó por el Canal de Panamá, procedió, a través de Mare Island Navy Yard, a Hawai y llegó a Pearl Harbor el 19 de enero de 1945. Cuatro días Más tarde, el contralmirante John L. Hall, comandante, Grupo Anfibio 12, Fuerzas Anfibias, Flota del Pacífico, izó su bandera cuando su personal subió a bordo.

Teton se incorporó a un convoy que se puso en marcha hacia Filipinas el 28 de enero. Después de paradas en Eniwetok, Ulithi y Palaus, la fuerza llegó a Leyte el 21 de febrero. A continuación, Teton comenzó los ensayos como buque insignia de la Task Force 44 para el próximo asalto contra los Ryukyus. El comodoro Clifford Greer Richardson, al mando del Escuadrón de Transporte 14, y el Mayor General John Hodge, al mando del XXIV Cuerpo de Ejército, se embarcaron con su personal. El 27 de marzo, Teton se puso en marcha como buque insignia de la Unidad de Tarea 51.13.1 y llegó a Okinawa el 1 de abril, el día en que comenzó el asalto. Permaneció allí durante 72 días controlando las operaciones de aterrizaje en las playas de Hagushi y luego proporcionando control de reserva de las operaciones aéreas ofensivas y defensivas. El 11 de junio el barco se puso en marcha en un convoy con destino a Filipinas.

Teton llegó a Subic Bay el 15 de junio y permaneció allí hasta el 17 de agosto. Cuando llegó la noticia de la rendición de Japón, el almirante Hall y su personal abandonaron el barco para trasladarse a Hansford (APA-106). Teton se embarcó en las fuerzas del ejército para la ocupación de Japón y se dirigió a Honshu, llegando a la bahía de Tokio el 29 de agosto.

Teton salió de la bahía de Tokio el 25 de septiembre y se dirigió a Guam para embarcar a aproximadamente 750 pasajeros para su transporte a los Estados Unidos. El barco llegó a San Francisco el 16 de octubre, desembarcó a sus pasajeros y se dirigió hacia el oeste nuevamente tres días después.


Teton AGC-14 - Historia

El USS Teton, un buque insignia de la fuerza anfibia de 13,910 toneladas, fue construido en Wilmington, Carolina del Norte. Lanzada como SS Water Witch a principios de febrero de 1944, pronto pasó a llamarse Teton y en octubre de ese año fue transferida formalmente a la Marina y puesta en servicio. El nuevo barco se dirigió al Pacífico unos meses más tarde y llegó a Pearl Harbor a mediados de enero de 1945. De marzo a junio, Teton fue el buque insignia del contralmirante John L. Hall durante la campaña de Okinawa y continuó enarbolando su bandera hasta la Guerra del Pacífico. los combates terminaron a mediados de agosto de 1945. Más tarde, ese mismo mes, llevó tropas de ocupación a Japón. Su siguiente asignación fue traer personal de servicio a casa desde la antigua zona de guerra, trabajo que la mantuvo ocupada hasta principios de 1946. Poco después, el USS Teton comenzó los preparativos para la inactivación. Fue dada de baja a fines de agosto de 1946 y depositada en San Diego, California, donde permaneció hasta que fue vendida para su desguace en marzo de 1962.

Esta página presenta todas las opiniones que tenemos sobre USS Teton (AGC-14).

Si desea reproducciones de mayor resolución que las imágenes digitales presentadas aquí, consulte: & quot Cómo obtener reproducciones fotográficas & quot.

Haga clic en la fotografía pequeña para abrir una vista más grande de la misma imagen.

Off the Mare Island Navy Yard, California, 7 de enero de 1945.

Fotografía oficial de la Marina de los EE. UU., De las colecciones del Centro Histórico Naval.

Imagen en línea: 76 KB, 740 x 625 píxeles

Off the Mare Island Navy Yard, California, 7 de enero de 1945.

Fotografía oficial de la Marina de los EE. UU., De las colecciones del Centro Histórico Naval.

Imagen en línea: 74 KB, 740 x 620 píxeles

Off the Mare Island Navy Yard, California, 7 de enero de 1945.

Fotografía oficial de la Marina de los EE. UU., De las colecciones del Centro Histórico Naval.

Imagen en línea: 56 KB, 740 x 625 píxeles

Visto desde casi directamente a popa mientras se encontraba frente al astillero Mare Island Navy Yard, California, el 7 de enero de 1945.

Fotografía oficial de la Marina de los EE. UU., De las colecciones del Centro Histórico Naval.

Imagen en línea: 55KB 740 x 625 píxeles

En Mare Island Navy Yard, California, 11 de enero de 1945.
Los contornos blancos marcan alteraciones recientes en el barco.

Fotografía oficial de la Marina de los EE. UU., De las colecciones del Centro Histórico Naval.

Imagen en línea: 86KB 740 x 625 píxeles

Vista en planta en medio del barco, desde el lado de babor, en Mare Island Navy Yard, California, 11 de enero de 1945.
Los contornos blancos marcan alteraciones recientes en el barco.
Nótese la nave de desembarco LCP (L) modificada en los pescantes de gravedad delante del puente de Teton.

Fotografía oficial de la Marina de los EE. UU., De las colecciones del Centro Histórico Naval.

Imagen en línea: 125 KB 740 x 635 píxeles

Vista en planta en popa, tomada desde el barrio del puerto en Mare Island Navy Yard, California, 11 de enero de 1945.
Los contornos blancos marcan alteraciones recientes en el barco.
Nótese la línea de amarre, con protección contra ratas, en primer plano.

Fotografía oficial de la Marina de los EE. UU., De las colecciones del Centro Histórico Naval.

Imagen en línea: 89 KB 740 x 625 píxeles

Buque insignia del contralmirante John L. Hall durante la operación de Okinawa. Probablemente fotografiado en un fondeadero en las islas Ryukyu, alrededor de la primavera de 1945.

Fotografía oficial de la Marina de los EE. UU., De las colecciones del Centro Histórico Naval.

Imagen en línea: 80 KB 740 x 570 píxeles

En Subic Bay, Islas Filipinas, el 27 de julio de 1945.
USS Catskill (LSV-1) es parcialmente visible en el fondo del extremo derecho.
Tomado a bordo de una lancha de desembarco LCM por el Fotógrafo de Primera Clase R. Schuddekopf, asignado al Comandante del Grupo Anfibio Doce.

Fotografía oficial de la Marina de los Estados Unidos, ahora en las colecciones de los Archivos Nacionales.

Imagen en línea: 81KB 740 x 600 píxeles

Las reproducciones de esta imagen también pueden estar disponibles a través del sistema de reproducción fotográfica de los Archivos Nacionales.

Contralmirante John L. Hall, Jr., USN,
Comandante de la Fuerza de Tarea 55, Fuerza de Ataque del Sur

Informar a los oficiales a bordo de su buque insignia, USS Teton (AGC-14), el 21 de marzo de 1945, poco antes del comienzo de la operación de Okinawa.


Nota: he intentado seleccionar fotos que muestren equipos de radio e instalaciones de antenas

Página de información y fotos de Estes

USS Adirondack AGC-15 1946
Plan de cables de antena de 1945 pdf - (AGC-15, -16, 17)

USS Adirondack AGC-15 - posguerra

USS Blue Ridge LCC-19

Fotos y videos modernos de Blue Ridge y Mount Whitney

USS Blue Ridge LCC-19 - 1971


Rescates de Charles A. Robinson

Abstracto: Después de la rendición de Japón al final de la Segunda Guerra Mundial, Estados Unidos y otras naciones aliadas llegaron a Japón para aceptar la rendición y comenzar la Ocupación de Japón. Después de la ceremonia de rendición, un grupo de tres capellanes de la Marina jesuita que sirven en los buques de guerra de la Marina de los EE. UU. En la Bahía de Tokio, Charles A. Robinson, Paul L. O'Connor y Samuel H. Ray, hicieron un atrevido viaje desde la recién reclamada Base de la Marina de los EE. UU. En Yokosuka a la Universidad Sophia en Tokio para determinar el destino de los jesuitas que viven y trabajan en la universidad. La visita se ha unido a la tradición de la Universidad Sophia y es un evento destacado en su documentada historia. Este proyecto demostrará que Robinson en realidad tuvo un papel mucho más profundo en la vida de la Universidad Sophia y también un papel fundamental en la liberación de los primeros prisioneros de guerra de los muchos campos de prisioneros de guerra en Japón.

Palabras clave: Jesuitas, Capellanes de la Marina, Universidad Sophia, Segunda Guerra Mundial, USS Missouri, Rendición de Japón, Gran Terremoto de Kanto, Charles A. Robinson, Paul L. O'Connor, Samuel H. Ray

Introducción

La Universidad Sophia en Tokio fue la primera universidad católica certificada para operar en Japón. [1] Uno de los eventos más memorables en sus más de 100 años de historia ocurrió justo después de que Japón se rindiera al final de la Segunda Guerra Mundial, cuando tres capellanes jesuitas de la Marina visitaron el campus para brindar asistencia de emergencia y determinar el destino de la facultad. Esta visita tuvo lugar el 5 de septiembre de 1945 y fue dirigida por un ex miembro de la facultad, Charles Robinson, Sociedad de Jesús (S.J.) (1896–1988), quien había enseñado en Sophia durante la década de 1920. Robinson, el capellán del acorazado USS Missouri (BB63) [2], estuvo acompañado por su relevo, Paul O & # 8217Connor, S.J. (1909-1974) y Samuel Ray, S.J. (1894-1983), capellán de la licitación de hidroaviones USS Hamlin (AV15). [3] Si bien los japoneses ya se habían rendido, las fuerzas militares aliadas aún no habían trasladado tropas a Tokio, lo que significa que lo harían sin protección militar, una empresa potencialmente arriesgada. Ni las fuerzas de ocupación aliada ni los oficiales japoneses los detuvieron, y Robinson aún recordaba la ubicación del campus, por lo que llegaron sin incidentes. Encontraron a los jesuitas en Sophia desnutridos pero vivos. El campus y las áreas circundantes habían sido alcanzados durante los bombardeos, dejando graves daños a un par de edificios del campus y el área circundante un terreno baldío. Las iglesias jesuitas en Japón y los jesuitas que las atendían se encontraban en una situación casi similar. La comida y la ropa que trajo el equipo ayudaron a aliviar la desnutrición de los profesores & # 8217. También brindaron la primera oportunidad en años de informar a los jesuitas fuera de Japón, a través de cartas escritas por dos de los capellanes y otro de Bruno Bitter (1898-1988), un prominente jesuita en Sophia, sobre el estado de la misión en Japón. Las cartas fueron enviadas por correo desde USS Missouri y dirigidas a Zacheus Maher, S.J. (1882-1963), asistente estadounidense del Superior General durante la Segunda Guerra Mundial. [4] Le informaron del estado de la iglesia en Japón y expresaron un fuerte deseo de que más jesuitas expandieran su capacidad para llevar a cabo la misión. [5]

Si bien este viaje verificó que los miembros de la facultad habían sobrevivido a las privaciones de la guerra sin lesiones graves o encarcelamiento, no era la primera vez que Robinson participaba en actividades de socorro en casos de desastre para la Universidad Sophia o en Japón. Su período de servicio como profesor en Sophia en la década de 1920 comenzó poco después del Gran Terremoto de Kanto el 1 de septiembre de 1923. [6] Luego, décadas más tarde, participó en la liberación de los primeros prisioneros de guerra de los campos de Japón al final de la Segunda Guerra Mundial. [7] Este proyecto proporcionará los antecedentes de los tres rescates de Robinson, utilizando la palabra rescate en el sentido amplio de que apoyó las actividades de socorro de emergencia y recuperación después de un desastre o una guerra. Aunque la crisis actual de COVID-19 limitó la investigación que se podría realizar para este proyecto, la cantidad de fuentes descubiertas, incluidas fuentes militares jesuitas y estadounidenses y aliadas, proporciona una historia suficientemente completa que va más allá de lo que se ha recopilado hasta la fecha en una sola. documento.

¿Quién era Charles Robinson, S.J.?

Charles Aloysius Robinson nació de padres de Irlanda del Norte en Brooklyn, NY, el 17 de abril de 1896. Desde la más tierna edad, exhibió una asombrosa habilidad para memorizar hechos, lo que le ayudó a aprender rápidamente idiomas extranjeros. [8] Fue a Regis College en Denver, [9] completando los requisitos para el diploma de escuela secundaria en 1912. [10] Luego ingresó a la Compañía de Jesús como miembro de la Provincia de Nápoles el 29 de julio de 1912 en el Seminario St. Stanislaus en Florissant, Missouri. Completó su noviciado y juniorado en San Estanislao en 1916, luego procedió a Mount St. Michaels en Hillyard, Washington, para completar el Filosfato. [11] Recibió su A.B. de la Universidad de Gonzaga (en Spokane, Washington) en 1918, seguido de su Maestría en Psicología y Filosofía el 19 de junio de 1919, también de Gonzaga. [12] Poco después, se convirtió en miembro de la recién creada provincia de Missouri. Completó su trabajo en el Seminario de la Inmaculada Concepción en Montreal y fue ordenado el 29 de junio de 1922. Su siguiente asignación después de su ordenación fue en el Ignatius College en Valkenburg, Holanda, para un año de teología. Es después de su regreso de Holanda a los Estados Unidos que el ensayo continúa a continuación.

Un evento potencialmente formativo ocurrió mientras estaba en Mount St. Michaels. La gripe española golpeó a la comunidad de Hillyard, Washington, en noviembre de 1918. Alrededor de 80 miembros se enfermaron, y más de la mitad de ellos en cama. No hay registro de si Robinson se enfermó, pero como mínimo, habría presenciado los resultados de una pandemia.

El primer rescate de Robinson

El sábado 1 de septiembre de 1923, aproximadamente dos minutos antes del mediodía, Tokio y las regiones circundantes fueron golpeadas por un terremoto masivo con una magnitud de más de siete. Fue un desastre que llegó a conocerse como el Gran Terremoto de Kanto. Mark J. McNeal, S.J. (1874-1934), uno de los jesuitas que entonces enseñaba en Sofía, mantuvo un registro de lo que experimentó y presenció, aquí hay una porción.

1º - A las 11:53:44 de esta mañana, hacia el final de nuestros exámenes del mediodía, sentí el terremoto más fuerte que jamás había experimentado. Salí y vi que nuestro Edificio Académico estaba destrozado y supe que la tubería principal de agua estaba rota y vi incendios en toda la ciudad. Bauticé condicionalmente a una anciana que había sido golpeada por una casa que se caía… Se cortó toda la electricidad y el gas. Muchos refugiados de incendios o terremotos acamparon para pasar la noche en nuestro jardín.

2º - Fui con el P. [Padre] Keel a la Embajada de Estados Unidos, que fue aniquilada, ya la Embajada de Suiza, y se enteró de que las conexiones ferroviarias e inalámbricas estaban rotas. A la Iglesia del Sagrado Corazón y me enteré por el pastor que tres iglesias católicas en Tokio fueron destruidas ... El fuego ardió todo el día y toda la noche y llegó a dos cuadras de nuestro lugar un poco después de la medianoche y luego regresó ...

4º - P. Eylenbosch regresó de Shizuoka y caminó toda la noche desde Yokohama, dijo que allí no existía ninguna ciudad, más calles llenas de cadáveres ...

3 de octubre: Un impacto notable durante la noche derribó una gran parte de nuestra torre que había permanecido en pie después del gran terremoto ...

Lo que teníamos: tres acres y medio de tierra firme en el corazón de una ciudad de aproximadamente 3.000.000 de habitantes Dos edificios de dormitorios japoneses, una antigua residencia de estilo occidental utilizada para oficinas, capilla y biblioteca Un edificio académico de ladrillo de tres pisos que contiene doce aulas grandes , dos grandes salones, una biblioteca para estudiantes y oficinas, erigido en 1914 por $ 60,000, un edificio de concreto reforzado para la facultad, terminado en junio de 1923, por aproximadamente $ 50,000 y con capacidad para albergar una facultad de veinte miembros.

Lo que tenemos: tres acres y medio de terra infirma en el corazón de un desierto en el que 75.000 personas acampan, 500 están desamparadas y el resto comparte alojamiento con sus amigos. El edificio académico ha desaparecido, excepto el primer piso, y está lleno de grietas. El edificio de la facultad tiene grietas en todas las paredes, grandes agujeros alrededor de los cimientos y goteras por todas partes. El edificio de la biblioteca y la capilla tiene el yeso y la chimenea rota. Un edificio de dormitorios japonés está lleno de refugiados, el otro se está utilizando para aulas, que no tienen calefacción y están mal iluminadas [13].

El daño a la torre es evidente a partir de estas dos fotos del edificio de ladrillo rojo. El alcance de la muerte y la destrucción provocadas por el terremoto no tenía paralelo en la historia de Tokio hasta ese momento.

Robinson estaba en Denver cuando ocurrió el terremoto. Habiendo sido ordenado el 29 de junio de 1922, acababa de completar su último año de estudios de teología en Valkenburg, Holanda. Además de ampliar sus conocimientos de teología, había aprendido alemán allí, que necesitaría para su próximo traslado a la Universidad Sophia en Tokio y su facultad administrada por Alemania. No se han encontrado pedidos u otros documentos que enumeren su fecha de transferencia planificada. Sin embargo, se publicó un aviso el 1 de septiembre de 1923 (la fecha del terremoto) en el periódico católico japonés Katorikku Taimusu, indicando que Robinson vendría a Sophia para enseñar comercio. [14] Por lo tanto, se supone que estaba programado para ir a Sophia y, después de enterarse de la noticia del terremoto, sus superiores se comunicaron con él o sus superiores le indicaron que fuera a Tokio de inmediato y ayudara a los jesuitas allí con los esfuerzos de recuperación. Pudo responder rápidamente, y una semana más tarde se embarcó en el primer barco que partía de Seattle y se dirigía a Tokio, el President Jackson, con suministros de emergencia. El barco llegó a Yokohama, Japón, el domingo 23 de septiembre. Fue recibido por alguien llamado Sr. Jillard de Nippon Electric Company (sin conexión conocida con la Universidad de Sophia o la Iglesia Católica), quien lo llevó al campus de Sophia & # 8217 en Tokio. [15] Como se había planeado anteriormente, Robinson permaneció durante el año escolar 1924/25 como miembro de la facultad de Sophia, enseñando inglés, economía y contabilidad. Continuó enseñando inglés allí durante los siguientes dos años académicos. Permaneció en la facultad de Sophia durante el año escolar 1927/28, [16] pero lo pasó en la Universidad de St. Louis, y también visitó Hot Springs, Carolina del Norte, para cumplir su terciario. [17] Después de esto, se trasladó a la Universidad de Marquette durante el año escolar 1928/29 para enseñar Filosofía y Religión.

Sus años de preguerra en América

Su año de enseñanza en Marquette fue seguido por un traslado a la Universidad de St. Louis para lo que se convertiría en su puesto docente más largo, que duró de 1929 a 1943. [18] Enseñó Filosofía y Psicología. En 1931, recibió su Ph.D. en Filosofía de la Universidad Gregoriana de Roma. Además de enseñar, se desempeñó como representante jesuita en el Comité Nacional de Educación por Radio desde 1930 hasta principios de la década de 1940, persiguiendo el uso de la radio para la educación y difundiendo la enseñanza de los jesuitas [19]. La Universidad de St. Louis fue una de las primeras escuelas en establecer una estación de radio y comenzó a transmitir el primer programa de radio religioso regular, [20] por lo que estaba en la escuela ideal para ayudar a desarrollar las políticas que guiarían el uso de esto, aún sin explotar. recurso. Si bien sus esfuerzos por mejorar la educación continuaron en la década de 1940, Estados Unidos no podía permanecer al margen de la guerra que se libraba en ambos extremos del continente euroasiático.

Figura 4. Lista de miembros de Educación por radio. Tomado del Comité Nacional de Educación por Radio, diciembre de 1937.

Su próximo rescate

Estados Unidos finalmente se vio envuelto en la Segunda Guerra Mundial tras el ataque japonés a Pearl Harbor. Como fue el caso de tantos hombres estadounidenses durante esos años, Robinson dejó lo que estaba haciendo para unirse al esfuerzo bélico. Se unió a la Armada, consiguió su comisión en septiembre de 1943 y se unió a los aproximadamente 60 jesuitas que sirvieron durante esa guerra como capellanes en la Armada de los Estados Unidos. [21] Fue asignado al Teatro del Pacífico hasta el final de la guerra. Sus primeras asignaciones navales a principios de 1944 fueron en estaciones costeras en Oahu, Hawaii, en el Hospital Naval en Aiea Heights y en la Estación Aérea Naval en Ford Island. Luego partió de Hawai en febrero de 1945 para el acorazado USS Missouri (BB63), el último de los acorazados de la clase Iowa en ser comisionado por la Marina de los Estados Unidos. [22]

Figura 5. USS Missouri (BB-63), anclado en la bahía de Sagami o la bahía de Tokio, Japón, con otras unidades de la Tercera Flota de Estados Unidos, 30 de agosto de 1945. El monte Fuji es apenas visible en la distancia. Missouri enarbola la bandera de cuatro estrellas del almirante William F. Halsey. Del Comando de Historia y Patrimonio Naval.

En “Mighty Mo”, Robinson se desempeñó como Capellán del Barco y # 8217 bajo el Capellán Principal, el Comandante Metodista Roland W. Faulk (1907–1995). Siguió siendo el capellán del barco hasta que fue relevado por otro jesuita, Paul L. O & # 8217 Connor (1909-1974), cerca de finales de agosto de 1945. [23] A partir de este momento, se le asignaron tareas que aprovecharon su conocimiento y experiencia únicos, convirtiéndose en parte de un grupo de tres capellanes de la Armada que fueron los primeros en desembarcar en Japón después de la guerra [24].

Figura 6. Foto de la conferencia para conocer los términos de la rendición a medida que se abre. De izquierda a derecha, en el lado japonés, Capitán H. Yoshida, Capitán T. Ohmae, Contralmirante I. Yokoyama, Teniente General T. Kawabe, Sr. Ko. Okazaki, el general de división M. Amano, y el teniente coronel M. Matsuda en el lado estadounidense, el general de división LJ Whitlock, el general de división RJ Marshall, el contralmirante FP Sherman, el teniente general RK Sutherland, Mayor General SJ Chamberlin, Mayor General CA Willoughby y Brig. General D. R. Hutchinson. Del Departamento de Ejército, Centro de Historia Militar. Informes del General MacArthur: MacArthur en Japón: La Ocupación: Suplemento del Volumen 1 de la Fase Militar, CMH Pub 13–4.

Tras la pérdida de Okinawa en junio de 1945, los bombardeos atómicos de Hiroshima y Nagasaki los días 6 y 9 de agosto y la declaración de guerra de la Unión Soviética, Japón capituló el 14 de agosto. El cese de hostilidades fue anunciado al mediodía del día siguiente mediante una grabación del Emperador transmitida por radio a todo el pueblo japonés en Japón y a las fuerzas militares en el exterior, lo que puso fin a los combates. Un grupo de representantes del gobierno japonés fue enviado a Filipinas para coordinar la rendición y se reunió con el Comandante Supremo de las Potencias Aliadas (SCAP), el general Douglas MacArthur (1880-1964) y su estado mayor. Su personal les instruyó sobre las medidas a implementar en preparación para la ocupación, incluido el desarme de sus fuerzas militares en Japón. En esta reunión, el personal de MacArthur y # 8217 indicaron que querían que la fuerza de ocupación y el cuerpo principal # 8217 llegaran a Japón el 25 de agosto. Sin embargo, esto terminó retrasándose cinco días debido a las solicitudes del gobierno japonés de más tiempo para completar la desmovilización previa a la llegada y un tifón que pasó el 26 de agosto.

Los primeros barcos de la Armada Aliada comenzaron a llegar a la bahía de Sagami en las afueras de la bahía de Tokio, el 27 de agosto.

Figura 7. Buques de guerra de la Tercera Flota de los Estados Unidos y la Flota Británica del Pacífico en Sagami Bay, el 28 de agosto de 1945, preparándose para la rendición formal japonesa unos días después. Del Comando de Historia y Patrimonio Naval.

El grupo avanzado de las fuerzas terrestres estadounidenses aterrizó en la base aérea de Atsugi, al sur de Tokio, el 28 de agosto, mientras que los elementos de la flota de la fuerza de ocupación entraron en la bahía de Tokio el día 29. Habiendo enfrentado un número cada vez mayor de ataques suicidas por parte de las fuerzas militares japonesas en 1945, el personal militar aliado no estaba seguro de poder confiar en que los japoneses se habían rendido verdaderamente. Aunque los aliados estaban preocupados por los actos de venganza a su llegada, encontraron que las fuerzas militares japonesas habían cumplido su acuerdo de desmovilizar sus armas y otros sistemas defensivos. Los barcos y las fuerzas de desembarco aliados disfrutaron de una llegada pacífica a la bahía de Tokio. [25]

Figura 8. El grupo de avanzada en el aeródromo de Atsugi, 28 de agosto de 1945. El teniente general Arisue Seizo recibe al coronel Charles P. Tench. Del Departamento de Ejército, Centro de Historia Militar. Informes del General MacArthur: MacArthur en Japón: La Ocupación: Suplemento del Volumen 1 de la Fase Militar, CMH Pub 13–4.

Si bien los japoneses habían cooperado en la desmovilización de sus fuerzas militares en Japón, todavía tenían una gran cantidad de prisioneros de guerra aliados y otros prisioneros de guerra (prisioneros de guerra) esparcidos en campos por todo Japón. Estados Unidos estimó que había 36.000 prisioneros de guerra en Japón, de los cuales 8.000 eran estadounidenses. En todos los países que Japón había conquistado durante la guerra, habían maltratado a muchos de sus prisioneros de guerra. [26] Por esta razón, los comandantes aliados se enfocaron en asegurar rápidamente la seguridad de los prisioneros de guerra sobrevivientes en Japón. Tras la rendición de Japón & # 8217, las fuerzas aéreas aliadas centraron algunos de sus esfuerzos de recopilación de inteligencia en localizar los campos de prisioneros de guerra y proporcionar raciones de emergencia en espera de la llegada de las fuerzas de ocupación & # 8217. [27] La terrible situación de los prisioneros de guerra se enfatizó para los comandantes navales aliados el día que llegaron a la bahía de Sagami por un encuentro fortuito con el soldado E.D. Campbell del Cuerpo de Servicio del Ejército Real Británico, y J.W. Wynn de los Royal Marines británicos. El informe TG 30.6 describe la seriedad con la que se recibió su información:

Había habido un nuevo recordatorio de la ferocidad y brutalidad con que los japoneses habían librado la guerra. En la noche del 27 de agosto, dos prisioneros de guerra británicos llamaron a uno de los barcos de piquete de la Tercera Flota y # 8217 en la bahía de Tokio y fueron llevados a bordo del San Juan, barco de mando de un Grupo de Rescate de Prisioneros de Guerra Aliados especialmente constituido. Sus desgarradoras historias de la vida en los campos de prisioneros y del estado físico extremadamente precario de muchos de los prisioneros llevaron a Halsey [Comandante de la Tercera Flota, Almirante William Halsey (1882-1959)] a ordenar al grupo de rescate que se preparara para la acción con poca antelación. . [28]

Su descripción de la terrible situación en los campos de prisioneros de guerra y la precaria condición física de muchos de los prisioneros de guerra reforzó la necesidad de acelerar los esfuerzos de rescate [29].

Figura 9. Comandante Harold E. Stassen, USNR (izquierda), Secretario de bandera al Comandante, Tercera Flota, Almirante William F. Halsey Acompaña al Comodoro Rodger W. Simpson, USN, Comandante, Grupo de Trabajo 30.6 (derecha), mientras se dirigen a la costa en una misión para rescatar a prisioneros de guerra aliados en el campo de Omori cerca de Yokohama, Japón, alrededor del 29 al 30 de agosto de 1945. La fotografía se publicó para su publicación el 6 de septiembre de 1945. Del Comando de Historia y Patrimonio Naval.

Halsey había encargado al Comandante del Grupo de Trabajo Treinta Punto Seis (TG 30.6), comodoro Rodger W. Simpson (1898-1964), que planificara y ejecutara la evacuación y el apoyo médico de los prisioneros de guerra en el área de responsabilidad de la Tercera Flota. Esta área se equiparaba a la zona costera de aproximadamente la mitad noreste de Honshu. Embarcado en el crucero ligero USS San Juan (CL54), el comodoro Simpson comenzó los preparativos para esta misión el día de la rendición de Japón. MacArthur ya había ordenado al Octavo Ejército que preparara un plan para el rescate de prisioneros de guerra en Japón, pero la información proporcionada por los prisioneros de guerra británicos proporcionó motivos suficientes para acelerar las operaciones de rescate mientras las fuerzas del Octavo Ejército todavía fluían hacia Japón. Las terribles condiciones en los campos de prisioneros de guerra convencieron al comandante de la Flota del Pacífico de los Estados Unidos, almirante Chester Nimitz (1885-1966), de aprobar el comienzo inmediato de las operaciones de rescate por parte de las fuerzas navales tras su llegada la mañana del 29 de agosto. Al entrar en la Bahía de Tokio el día 29, varios barcos de la Tercera Flota fueron asignados al TG 30.6, incluidos los Buques de Transporte de Alta Velocidad USS Gosselin (APD126) y el USS Reeves (APD52), el Destructor USS Lansdowne (DD486) y las lanchas de desembarco anfibias de la Fuerza Anfibia. Buques insignia USS Teton (AGC14) y USS Ancon (AGC4). El buque hospital USS Benevolence (AH13) y los aviones lanzados desde el portaaviones ligero USS Cowpens (CVL25) también recibieron la tarea de apoyar los esfuerzos de rescate del TG 30.6. Este grupo se expandiría significativamente en los días siguientes. [30]

Si bien las fuerzas que ejecutarían el rescate y la evacuación de los prisioneros de guerra habían pasado tiempo preparándose para su misión, los equipos de rescate también necesitarían intérpretes para asegurarse de que pudieran comunicarse de manera efectiva con el ejército japonés que custodiaba los campos de prisioneros de guerra. O & # 8217Connor lo había relevado como el Capellán del Barco & # 8217 del USS Missouri. Habiendo aprendido a hablar japonés con fluidez mientras enseñaba en la Universidad Sophia de 1923 a 1926, fue asignado a TG 30.6 para ayudar al comodoro Simpson con el esfuerzo de rescate. La falta de intérpretes disponibles a su llegada a Tokio fue una preocupación importante para el comodoro Simpson, como se documenta en el Plan de operación & # 8220Spring-Em & # 8221 promulgado el 27 de agosto. La descripción de la partida de desembarco y # 8217 incluía el siguiente requisito: & # 8220 Intérpretes: cuándo y si estuvieran disponibles. su superior al mando para satisfacer su requisito de un intérprete. Robinson apoyó los primeros días de los esfuerzos de rescate. [32]

Durante la tarde del 29 de agosto, TG 30.6 transitó hacia el norte de la bahía de Tokio. Anclaron a unas pocas millas al este del campo de prisioneros de guerra número 8 de Omori, cuya inteligencia había determinado que era el cuartel general de todos los campos de prisioneros de guerra en Tokio. Se enviaron lanchas de desembarco de los barcos del grupo de tareas para comenzar las operaciones de recuperación. Los prisioneros en el campo podían ver que la nave se dirigía hacia ellos y estaban extasiados. Algunos de ellos incluso se lanzaron al agua para escapar del campamento antes de que llegara la embarcación [33]. En palabras de uno de ellos, el Sargento Frank Fujita, Ejército de EE. UU.,

Estaba tan emocionado y emocionado que no podía esperar a que los barcos llegaran a nosotros, así que salté a la bahía para nadar y encontrarme con ellos. Otros dos o tres saltaron también y comenzamos a nadar hacia los botes PT que se aproximaban, que resultaron ser lanchas de desembarco ... Lo siguiente que supe fue que dos manos grandes me agarraban por la cabeza y me sacaban del agua. , y luego otro marinero me ayudó a colocarme en la cubierta de la lancha de desembarco ... Mientras los botes llegaban a los muelles de Omori, todo el campamento estaba abarrotado en la pequeña isla y el borde # 8217s, y desde algún lugar aparecieron banderas estadounidenses, británicas y holandesas ser agitado salvajemente. [34]

Figura 18. Mapa de la Oficina de Servicios Especiales (OSS) de la Bahía de Tokio del Norte, con marcadores en ubicaciones aproximadas de los campos de prisioneros de guerra despejados del 29 al 30 de agosto de 1945. De Japan Air Raids.org. Figura 19. Prisioneros de guerra aliados animando a sus rescatadores, ondeando banderas de los Estados Unidos, Gran Bretaña y Holanda, cuando la Armada de los Estados Unidos llega al campo de prisioneros de Omori, cerca de Yokohama, Japón, el 29 de agosto de 1945. Del Comando de Historia y Patrimonio Naval .

Uno entendería el júbilo de los prisioneros de guerra al conocer un hecho con respecto a la experiencia de la unidad en la que el sargento. Fujita sirvió. Casi la mitad de su unidad de casi 550 soldados no sobrevivió al cautiverio en los campos de prisioneros de guerra de Japón. [35]

While the prisoners were euphoric, the Japanese guards had a different idea. The description of events by Sgt. Fujita continues.

All the POWs in camp were whooping and yelling as the landing party came ashore and was met by our camp C.O. They no sooner had shaken hands when the Japanese camp commander and his staff came through the camp and walked up to the commodore and demanded to know what he was doing here and stated, “The war is not over yet!” The commodore told him that the war was over for him and that he was removing all the POWs from Omori immediately, and what was more, he had better be damn sure that all Allied POWs in the Tokyo area were at this very spot tomorrow morning because he was taking them out also.[36]

Figure 20. Commodore Rodger W. Simpson, USN, Commander Task Group 30.6, (center) and Chaplain Charles Robinson, USN (right) Questioning a Japanese soldier about a reported prisoner of war camp, in the Tokyo Area, 29-30 August 1945. From Naval History and Heritage Command.

The TG 30.6 report of the encounter notes that “the task unit was there to evacuate the men to the hospital ship and that their cooperation was required.”[37] Having a competent interpreter like Robinson present, who could communicate the US intent to the camp commander in appropriately diplomatic Japanese, would have been essential to securing their cooperation and understanding the rationale for expediting the release of POWs from all the camps.

The evacuation of the Omori camp proceeded into the night. The senior POW, Commander Maher, former gunnery officer on the light cruiser USS Houston (CA30) that had been sunk in the Battle of Sunda Strait in 1942,[38] assembled the POWs for guidance from TG 30.6. A radio was set up at the camp to communicate with the San Juan. Evacuation of the POWs in the worst condition was the priority, so they started with the 󈬂 litter cases” and continued with the “approximately 125 ambulatory cases.”[39] The USS Reeves reports the events as follows:

Anchored off Tokyo Harbor at 1715 in company with TG 30.6, LCVP’s [a type of amphibious landing craft] engaged in bringing out released POW’s to U.S.S. Benevolence (AH13) from Tokyo camps. Went alongside Benevolence at 2130 to receive ambulatory repatriates aboard. Received 149 repatriates aboard from Benevolence, first group of POW’s to be liberated from Tokyo area. Underway from alongside at 0010 and anchored in company with TG 30.6 at 0040. Remainder of day spent bringing out released POW’s from Tokyo camps with LCVP’s.[40]

Figure 21. Allied Prisoner of War Camp, Tokyo, Japan, 1945. Allied prisoners of war, freed from Japanese camps in the Tokyo area, are brought in small harbor craft to USS Benevolence (AH-13). An Allied Prisoner of War waves from the small harbor craft approaching the US Navy hospital ship. From Naval History and Heritage Command.

S gt. Fujita was one of the last out of the camp.

The really sick and bad off were taken aboard the landing craft first and taken to a hospital ship out in the bay. Then we others were taken, first come, first serve. Capt. Ince, Smitty and I…got on board just after midnight on the morning of 30 August 1945. We were taken to a big white ship that had a big red cross painted on the sides. It was the hospital ship SS Benevolence.[41]

While TG 30.6 rescued POWs at Omori Camp Number 8, they were told of a worse camp nearby, called the Shinagawa Hospital. Robinson was sent with the search party to locate and assess conditions at the hospital. Here is how he describes this mission.

I went in the first boat that left to seek the hospital camp at Shinagawa, which was 2 or 3 miles closer toward the center of the city. There were no electric lights working in that area, and we had no planes to help us. But with the aid of our own flashlights from the boat we managed to get there. The misery of this so called hospital camp was frightful. Most of the men had to be carried about 200 yards to the boats. About 2100, the chaplain of the USS San Juan came ashore here and reported to me for work. He was Fr. M. F. Forst. Everyone worked well until about 0400, Thursday, 30 August, when I inspected every barracks with my flash to see that we were not missing anybody. Then I returned in the last boat to the first camp at Omori, to check that camp, and returned with Commander Stassen to the USS San Juan about 0530.[42]

Figure 22. American and Japanese officers confer at Omori Allied Prisoner of War Camp, August 29, 1945, as prisoners are rescued by US Navy mercy parties, operating in the Tokyo and Yokohama areas. Commander Harold E. Stassen of the staff of Admiral William F. Halsey, can be seen at the left as LT Robinson (to the left of the Japanese officer) and other US Navy officers obtain information from Japanese prison officers. From Naval History and Heritage Command.

TG 30.6 reported that this “evacuation was completed at daybreak, a total of 707 POW was freed.”[43]

Following the rescue operations at Omori and Shinagawa that continued into the morning of 30 August, TG 30.6 continued rescuing prisoners that day at other waterfront camps. TG 30.6 described the efforts on the 30th as follows:

Information of additional camps was obtained during the night from the prisoners of war so that at dawn the landing craft were divided into two units, one of which proceeded to evacuate Kawasaki Camp number one, the Kawasaki Bunsho Camp and Tokyo sub camp number 3 in the adjoining area. The other unit proceeded to the Sumidagawa Camp deep in the Tokyo inner channels and evacuated the prisoners of war from that camp.[44]

For Robinson, there would be no rest, since following his 0530 return to USS San Juan, “I said Mass immediately with Fr. Forst’s assistance, and then left again about 0630 as navigator to find Kawasaki. We found it without mishap, and emptied three more camps in the vicinity that day.”[45] TG 30.6 noted that “The transfer of these prisoners of war to the Benevolence was completed at 2130 on 30 August, bringing the total to 1,496 who had been freed.”[46]

According to Robinson’s report, Saturday the 31st was another busy day, taking the rescue efforts to camps further north. “On Saturday, 31 August, civilian photographers and newspapermen were allowed to go ashore. Until that day, the Navy had not allowed them to accompany us. That day we worked north of Tokyo getting out women and men internees. Some of these had known me 20 years previously.”[47]

Figure 23. Screen shot from YouTube video (link below) showing two individuals talking at the entrance to a POW camp building. Liberation of American prisoners from Urawa prison camp in Saitama, Japan towards the end of World War II. The man to the right wearing khakis appears to be Robinson, while the man to the left appears to be a rabbi. Uploaded by CriticalPast.

On the same day, TG 30.6 was contacted by a representative to the Eighth Army to participate in a joint conference and bilaterally plan their rescue efforts. This meeting was held on 1 September. As the lead command for recovery of POWs, the Eighth Army took charge of the remainder of the rescue efforts in the Tokyo area. TG 30.6 would provide ships and other Navy assets to support recovery efforts as required by the Eighth Army. TG 30.6 would head to different locations to conduct rescue operations, starting at Hamamatsu and Nagoya.[48] There is no record of Robinson’s activities following the initial phase of POW rescue operations, other than being onboard USS Missouri during the Japanese surrender ceremony on 2 September. At some point, he returned to his role as interpreter for Commander Task Force 31, Admiral Oscar Badger (1890–1958).[49] Additionally, he must have been concerned for the people that he had worked with in Tokyo twenty years before. But before anything else, the surrender ceremony on 2 September onboard USS Missouri would take center stage, with Robinson and the rest of the crew angling for a good view.

Figure 24. USS Missouri (BB-63), anchored in Tokyo Bay, Japan, 2 September 1945, the day that Japanese surrender ceremonies were held on her deck. From Naval History and Heritage Command. Figure 25. Japanese representatives on board Missouri (BB-63) during the surrender ceremonies, 2 September 1945. Standing in front are: Foreign Minister Shigemitsu Mamoru (wearing top hat) and General Umezu Yoshijiro, Chief of the Army General Staff. Behind them are three representatives each of the Foreign Ministry, the Army and the Navy. From navsource.org. Figure 26. Spectators and photographers crowd Missouri's (BB-63) superstructure to witness the formal ceremonies marking Japan's surrender, 2 September 1945. From navsource.org.

Robinson Accomplishes Another Rescue in Support of Sophia University

Having supported the exhausting effort to free the first of the POWs at the camps in and around the Tokyo and Kanagawa areas, Robinson had to have been thinking about the Jesuits with whom he taught for three years in the 1920s. He likely heard about the bombing from the people he had just rescued from Urawa and may have inquired about his old worksite. He must have been worried about the campus’s condition and how his old faculty mates had weathered the storm of the war years.

By the beginning of September 1945, the Eighth Army had assumed responsibility for directing and carrying out the POW rescue operations throughout Japan. The Navy was now in a supporting role and USS Missouri was preparing to depart Japan on 6 September. Knowing that he would be leaving Japan soon, Robinson was able to gather some supplies and get two other Jesuits, his relief on USS Missouri, O’Connor, and the chaplain on the USS Hamlin, Ray, to accompany him on a daring trip to Yotsuya in Tokyo.[50] A letter written by O’Connor captures the atmosphere of the trip.

On Wednesday 5 Sept., Fr. S. H. Ray of the New Orleans Province, now attached to the USS Hamlin, Fr. Charles Robinson, whom I relieved on board this ship and attached at that time as interpreter for Admiral Badger’s staff, and myself got hold of a jeep from the Yokasuka [sic] Naval Base and made our way into Tokyo to visit our men at the University there. We had doubts about our ability to complete the trip as the military had only gone as far as Yokahama [sic] and reportedly were guarding the entrances to Tokyo and excluding all personnel. But the fathers at the University must have been praying for our appearance, for though stopped a number of times, we managed to bring in our load of food and clothing.[51]

Today we cannot know how Robinson connived his way past these checkpoints. Having participated in operations rescuing POWs, he likely used a similar rationale for his trip to Yotsuya.

From a few perspectives, this was a mission that only Robinson could carry out. Along with having been to several locations around Tokyo and Kawasaki in the previous few days to free POWs, he was fluent in Japanese, and he had learned his way around Tokyo and its environs when he taught at Sophia in the 1920s. Without Robinson’s experience and persistence, this trip would not have been successful. Indeed, O’Connor’s letter later notes that they “made it only because Fr. Robinson knows the language. There may be some Jesuits in the army of occupation to help them out. But so far none have shown up, as we were the first ones to reach them.”[52] The occupying forces had just begun to arrive in Japan, there were numerous POW camps to be liberated, and the big cities had been devastated. Support for a Catholic University in Tokyo in early September 1945 would not have been a priority for the other military authorities, but it was for Robinson.

Figure 28. The three Navy chaplains and the Jesuits they met at Sophia University on 5 September 1945. From Sophia University Archives.

Upon arrival at the campus, they found a situation that both concerned and relieved them. O’Connor’s letter continued:

And very welcome we were, too. None of the Jesuits had starved to death or been killed, but all of them were suffering from malnutrition, subsisting especially during the past few months on soy beans, rice, and some few scraps of meat that occasionally they were able to get. We could stay only a few hours as we had to make the long trip back to the ships and be aboard before night fall, but the following is some information I was able to gather from the Fathers in Tokyo… In the University of Tokyo, the old building was completely destroyed by an incendiary bomb, but luckily the Fathers were able to stop the fire from doing much damage to the main building adjacent to it, though two classrooms are fire blackened and a corner of the roof slightly burned. This loss they look upon as providential, for a month later another incendiary bomb ignited houses to the rear of the University and a gale swept the fire through the entire district. Because of the fire break presented by the old demolished building the main building was saved. So the building now stands in the center of a completely burned out section.[53]

Figure 29. Sophia University and area immediately north of campus following the bombing in April 1945.

The damage to the campus was severe, but they had saved the newest building from severe damage and preserved some of the library’s contents. However, the area immediately surrounding the campus was flattened.

The visit allowed them to learn the destruction that had been visited upon the other Catholic churches throughout Japan. As described by O’Connor:

Personal injuries from the bombings were slight…Throughout the mission our churches at the following stations were destroyed Okayama, Kure, Fukuyama, Hiroshima. All together, 80 Catholic places, (schools, convents, churches) were burned out in the whole of Japan. Enemy aliens were interned, but the German, Japanese and Swiss priests were allowed to continue work. During the past year the German Jesuits, according to their reports, were under constant surveillance and heckling by the Japanese Government… The situation right now of the Jesuits in Tokyo is not an enviable one. (And they report that the Jesuits in the country districts have suffered more from lack of food than they have.) The food we gave them will last them for about a week. We have notified the Red Cross but I doubt if that organization can do much for them, so many people in Tokyo have not even a roof over their heads.[54]

The physical toll upon the Catholic mission in Japan paralleled the damage suffered in all the big cities nationwide. Yet this was not the worst thing they would learn about the destruction meted out to Japan.

They were also to hear a first-hand account of the devastation that resulted from the atomic bombing of Hiroshima.

P. Lasalle, superior at Nagatsuka and, if I am not mistaken, the superior of the entire mission, received cuts and bruises from the atomic bomb at Hiroshima only 8 kilometres [equivalent to approximately 5 miles] from the Novitiate at Nagatsuka. P. Schiffer, ordained last year, and at the time of the bombing stationed at Nagatsuka where the philosophate and theologate have been located for the sake of safety, was cut by glass splinters. He was present in Tokyo when we arrived and described the effect of the atomic bomb as first a blinding flash, as of magnesium fire, then a terrific and awesome pressure from above that blew out all windows and scattered furniture as in a doll’s house shaken by hand, then silence absolute and complete for about eight seconds, and finally the rumble and roar of houses collapsing in the city. He says that as far as he can figure out the bomb itself made absolutely no noise, but admits that the noise may have been lost in the roar of buildings toppling. Our buildings were not greatly damaged by it, aside from windows and furniture and a weakening of some walls. The fathers made their way into town and gave what help they could, which was not much, for the entire city was wiped out. Some of the living casualties were taken to the novitiate and treated, but all those burned by the bomb later died, even though, as happened to one man, only one finger was burned.[55]

The destruction described here makes the survival of everyone at his facility more miraculous.

For all of the damage at all of the Catholic facilities, the spirits of the Jesuits on that day was a sign of their continued devotion to their mission. O’Connor’s letter continued,

when we asked them what we could do for them their first request was not for food but for manpower. They wanted, if it were at all possible, American scholastics to teach English and to wield influence among the intellectual group in the country who are going to rebuild Japan. They fear greatly an influx of Protestantism, because since the war the Japanese people admire secretly American efficiency, and this they associate with Protestantism. The German Jesuits also greatly fear that they will not be allowed to remain in Japan. So they need man power and, as one of them put it, “to whom should we look but to America.” This primary request of theirs was all the more appealing because they did not ask first for food and I saw how hungry they were, so hungry in fact, that, though we had brought some K rations for our own lunch along with the boxes of food for them, we ended up by slipping the K rations in with the boxes and refusing their touching invitation to lunch. Their first request was for their missionary work.[56]

The German Jesuits recognized their tenuous status as citizens of a former enemy nation, so they hoped that American Jesuits could carry on the mission to convert Japanese into Catholicism.


Teton AGC-14 - History

United States Maritime Commission C2 Type Ships

The C2 types were designed by the United States Maritime Commission in 1937-38 They were all-purpose cargo ships with 5 holds. 173 were built between 1940 and 1945. The first C2's were 459 feet long, 63 feet broad, 40 feet depth, 25 foot draft. Speed 15.5 knots. Later ships varied in size. The configurations were:

C2 (19 ships built 6,100 Gross tons)

C2-F (7 ships built 6,440 Gross tons)

C2-G (2 ships built 8,380 Gross tons)

C2-S (5 ships built 7,101 Gross tons)

C2-S-A1 (4 ships built by 6,555 Gross tons)

C2-S1-A1 (3 ships built 7,486 Gross tons used C3 turbine with 9,350 shp, 20 knots)

C2-S-AJ1 (64 ships built 8,335 Gross tons)

C2-S-AJ2 (5 ships built 8,290 Gross tons)

C2-S-AJ3 (32 ships built 8,160 Gross tons)

C2-S-AJ4 (6 ships built 8,328 Gross tons)

C2-S-AJ5 (10 ships built 8,295 Gross tons)

C2-S-E1 (30 ships built 6,190 Gross tons)

C2-SU (3 ships built 7,780 Gross tons)

C2-S-B1 (R) (6 turbine refrigerated ships built 7,989 Gross tons)

C2-S-B1 (32 ships built by Federal Shipbuilding and Drydock, Kearny NJ and 81 by Moore Drydock, Oakland CA, 10 ships built by Consolidated Steel Corporation, Wilmington CA, 6,230 Gross tons)

C2-S1-DG2 (3 ships built 8,610 Gross tons)

C2-T (3 ships built)

The first C2's completed were the motor vessel SS Donald McKay , launched June 1939 at the Sun Yards in Chester, Pennsylvania and the steam turbine Challenge built by Federal Shipbuilding and Drydock, Kearny, New Jersey. Many of the early C2's were named after Clipper ships, including Flying Cloud, Glory of the Seas, Wea Witch, and Westward Ho.

Maritime Commission Ships

Photograph and Cross Section of C2 Freighter (C2-S-B1 type)

In this post-war photo the Company markings were digitally removed. Original photo from Merchant ships of World War II - A Post War Album , Victor Young, Shropshire, England:Shipping Books, 1996

Cross section is from From America to United States: The History of the long-range Merchant shipbuilding Programme of the Unites States Maritime Commission (1937-1952 ) Part 2, L.A. Sawyer and W.H.Mitchell London: World Ship Society, 1981

If you would like photocopies of our information about a ship, please send a donation (Minimum $25 US payable to T. Horodysky) to support our research and Web Site to:

T. Horodysky
usmm.org
27 Westbrook Way
Eugene, OR 97405

We have listed only the names used by U.S. Maritime Commission or U.S. Navy during 1939 to 1946. Some ships had additional names which are not given here. If a ship has had more than one name, the entry is under the first name used. Use the search command in your browser to help find a particular ship's name.


Teton AGC-14 - History

Anthony DeSalle of Beaver Falls, PA served aboard the USS Teton (AGC-14) during WW II. He was an able bodied Seaman, manning the rails, swabbing decks, pulling lines, working the gun stations during combat, and doing just about whatever job was sent his way to keep the amphibious flagship of Rear Admiral Hall afloat.

We had met Anthony DeSalle before, although we did not know it until he showed up for his interview on a gray but warm December day in 2012. We first met a few years ago during the Spring on the steps of the National World War II Memorial in Washington DC. That’s where Tony (as his friends call him) first told us about his service aboard the USS Teton in the Pacific, the Kamikaze attacks they endured, and the incredible destruction he saw–first hand–at Hiroshima.

At 88, Tony’s memory is as sharp as ever. That made our interview interesting, or course, but what really struck us is the emotional thoughtfulness by which Tony remembers his wartime experiences. “It was sad to me to see what the Japanese people brought upon themselves,” he confides to us. “The people didn’t deserve what their military leaders did to them. I felt bad for them it was horrible. A lot of guys didn’t feel that way, but I did.”


Landing craft, personnel (large)

Landing craft, personnel (large) (LCPL) was a landing craft used by the U.S. Navy in World War II and for about 25 years thereafter. Along with the LCVP and LCM, it was a mainstay of the amphibious Navy in World War II.

During the 1930s Higgins Industries had developed a workboat, dubbed the 'Eureka' model, designed to work in the swamps and marshes of south Louisiana. The shallow-draft boat could operate in only eighteen inches (45 cm) of water, running through vegetation and over logs and debris without fouling its propeller. It could also run right up on shore and extract itself without damage. As part of his sales demonstrations, Higgins often had the boats run up on the Lake Ponchartrain seawall.

The "headlog" - a solid block of pine at the bow - was the strongest part of the boat, enabling it to run at full speed over floating obstacles, sandbars, and right up on to the beach without damaging the hull.

A deep vee hull forward led to a reverse-curve section amidships and two flat planing sections aft, flanking a semi-tunnel that protected the propeller and shaft. Aerated water flowing under the forefoot of the boat created less friction when the boat was moving and allowed for faster speeds and maneuverability. Because of the reverse curve, objects in the water would be pushed away from the boat at a point between the bow and amidships (including the aerated water—only solid water reached the propeller). This allowed continuous high-speed running and cut down on damage to the propeller, as floating objects seldom came near it. The flat sections aft, on either side of the shaft tunnel, actually had a catamaran/planing effect which added to the hull speed.

All of these features contributed to the boat's successful adaptation as a landing craft. The Navy named it the LCPL, or Landing Craft, Personnel, Large. Some were converted to close-in fire support vessels using cannon or unguided rockets.


USS Teton AGC-14 Box Framed Canvas Art

Regular price $ 169.99 Sale price $ 119.99

USS Teton AGC-14 Art Print

Regular price $ 89.99 Sale price $ 59.99

USS Teton AGC-14 Coffee Cup Mug

Regular price $ 29.99 From $ 24.99

USS TETON AGC-14 Framed Navy Ship Display

Regular price $ 279.99 Sale price $ 229.99

Enlaces

Síguenos

Contacto

Emporio de la Armada
10120 W FLAMINGO RD
STE 4-196
LAS VEGAS 89147-8392


Teton Waters Ranch

We Believe That Making Better Beef Could Make a Better World. For All of Us.

At Teton Waters Ranch, we make 100% grass-fed, grass-finished beef that’s free of hormones, antibiotics, nitrites, and nitrates. But that’s only part of the story. We’re Certified Humane, which means our cattle roam freely and graze on grass, just as nature intended. Through that process, we’ve become a leading voice around regenerative agriculture, which is a farming practice that helps restore native grasslands, promotes healthy soil, and reverse the effects of climate change through carbon sequestration. We make better beef for you and your family, but we also help heal the planet for all of us in the process.

Learn more about how we’re making beef that is better for you, better for the animals, and better for the planet at the links below.

We don’t just want you having tastier meals for you and your family, we want to build a world that’s better for everyone—and everything—that comes after us.

The humane treatment and 100% grass-fed, grass-finished diet of our cattle are fundamental to everything we do.

All Teton Waters Ranch beef cattle are 100% grass-fed, from start to finish. It makes for a healthier, happier animal—and healthier, happier eating for you.


Ver el vídeo: Видеообзор рюкзака WENGER для ноутбука 15,6 артикул: 5505402419