Arz von Straussenberg

Arz von Straussenberg

Arz von Straussenberg nació en 1857. Se unió al Ejército Austro-Húngaro y en 1915 fue muy elogiado por su mando del Primer Ejército en el Frente Oriental.

En marzo de 1917, Carlos I, emperador de Austria y rey ​​de Hungría, despidió a su jefe de personal, el conde Franz Conrad, y lo reemplazó por Straussenberg. Sin embargo, Karl, que había sido comandante en el frente italiano antes de la muerte de Franz Josef, tomó la mayoría de las decisiones militares importantes y Straussenberg se quejó más tarde de que no podía ejercer control sobre sus propios comandantes de campo.

Después del Armisticio, Straussenberg se retiró de la vida pública. Arz von Straussenberg murió en 1935.


Quién es quién - Arz von Straussenberg

El general Arz von Straussenberg (1857-1935) vio un rápido ascenso dentro del ejército austrohúngaro una vez que la guerra estaba en marcha por la inusual distinción de demostrar un éxito constante en el mando, un bien escaso entre los comandantes austrohúngaros.

Nombrado un comandante de cuerpo adjunto al Primer Ejército de Austria en el Frente Oriental con la declaración de guerra en agosto de 1914, Straussenberg rápidamente ganó elogios por su participación en las operaciones de Gorlice-Tarnow en la Ofensiva de Insectos Alemana de mayo a junio de 1915.

En consecuencia, se le dio, en 1916, el mando del Primer Ejército. El éxito continuó mientras lo condujo a la victoria en la campaña rumana.

Con el ascenso de Karl I al trono (en lugar de Franz-Josef), y el deseo del primero de buscar un cambio en la jerarquía de mando, Straussenberg recibió el cargo de Comandante en Jefe el 1 de marzo de 1917, reemplazando al antiguo Conrad von Hotzendorf. .

Sin embargo, era demasiado tarde para que el indudablemente talentoso Straussenberg salvara al ejército austrohúngaro de la desintegración. Más tarde se quejó, con causa probable, de que su margen de maniobra estaba limitado por la constante interferencia del Emperador en las decisiones de mando.

De hecho, el papel de Straussenberg parece haber sido más el de asesor de Karl que el de Comandante en Jefe; este último lo ennobleció en 1918.

Sin embargo, Straussenberg tuvo un éxito limitado en su nuevo papel, tanto al repeler la Ofensiva Kerenski del verano de 1917 como por su participación en la exitosa ofensiva Caporetto a finales de ese otoño.

Sin embargo, tales victorias fueron eclipsadas por el apoyo (aunque reacio) de Straussenberg a un ataque de dos frentes a lo largo del río Piave en junio de 1918 (dirigido por Conrad y Boroevic). Al terminar en fracaso, esto aceleró la desintegración final del ejército.

Un hombre sin ambiciones políticas de ningún tipo, Straussenberg se retiró con el final de la guerra. Murió en 1935.

Haga clic aquí para leer el elogio oficial de Arz von Straussenberg al ejército alemán durante la ofensiva de primavera de 1918.

Sábado, 22 de agosto de 2009 Michael Duffy

'White Star' era una mezcla alemana de cloro y gas fosgeno, llamada así debido a la marca de identificación pintada en la carcasa de entrega.

- ¿Sabías?


Sisällysluettelo

Arthur Arz von Straussenburg syntyi Transilvanian Hermannstadtissa (nyk. Sibiu) 16. kesäkuuta 1857. Hänen isoisänsä Martin Samuel Arz oli korotettu aateliin vuonna 1835 ja oli myös toiminut Hermannstadtin postimestarina. [2] Hänen isänsä Karl Gustav Arz von Straussenburg oli postimestari [3] ja evankelisen kirkon paikallinen apupappi [2].

Arz von Straussenburg pyrki ensin lyhyesti lakialalle. [4] Hän aloitti sotilasuransa vuonna 1876 vuoden vapaaehtoisella palveluksella unkarilaisessa jääkäripataljoona 23: ssa. Tämän jälkeen hän läpäisi reservin upseerin kokeen ja päätti ryhtyä vakituiseksi upseeriksi. 1. toukokuuta 1878 hänestä tuli luutnantti. [2] Arz von Straussenburg palveli myöhemmin pääesikunnassa sekä sotaministeriössä. Hänet ylennettiin 1902 everstiksi, 1908 kenraalimajuriksi [1] ja 1912 sotamarsalkkaluutnantiksi (kenraalimajurin arvon ylempi luokka). [2]

Maailmansodan syttyessä elokuussa 1914 Arz von Straussenburg oli sotaministeriön osastopäällikkö. Hän sai sodan alussa nimityksen 15. jalkaväkidivisioonan komentajaksi [4], mutta siirtyi jo saman vuoden lokakuussa kuudennen armeijakunnan johtoon Svetozar Boroevićin tilalle. [5] [3] [2] Joulukuussa 1914 käydyssä Limanowa-Lapanówin taistelussa Arz von Straussenburg komensi neljännen armeijan oikeaa siipeä, torjui venäläisten hyökkäyksen ja saartoi vastahyökkäyksen yhlistelussa. [2] [3] Hänen armeijakuntansa osallistui menestyksekkäästi saksalaisten johdolla touko – kesäkuussa 1915 käynnistettyyn Gorlicen – Tarnówin offensiiviin ja siihen liittyneisiin Gorlicen ja Grodek-Magihinrowin taistelu. Hän sai mainetta erityisesti Brest-Litovskin kaupungin valtaamisesta elokuussa 1915. Hänet ylennettiin syyskuussa jalkaväenkenraaliksi. Elokuussa 1916 Arz von Straussenburg siirrettiin jälleen Boroevićin tilalle Rumano vastaiselle rintamalle Transilvaniassa toimineen ensimmäisen armeijan komentajaksi. Hän johti sitä voitokkaasti Karpaateilla käydyissä taisteluissa, joissa huomattavasti monilukuisempien romanialaisten hyökkäys Transilvaniaan torjuttiin ja lyötiin takaisin. [2] [3] [5] [4] [6]

Esikuntapäällikkönä Muokkaa

Kohottuaan valtaistuimelle keisari Kaarle I halusi tehdä henkilömuutoksia asevoimien johdossa, joten hän nimitti Arz von Straussenburgin 1. maaliskuuta 1917 uudeksi esikuntapäälliköksi kenraali Franz Conrad von Hölletze. Aiemmasta menestyksestään huolimatta Arz von Straussenburg ei kyennyt pysäyttämään kaksoismonarkian armeijan hajoamiskehitystä. Hänen alaisuudessaan itävaltalaiset onnistuivat silti torjumaan venäläisten niin sanotun Kerenskin offensiivin kesällä 1917, valtaamaan takaisin Galitsian ja Bukovinan ja saamaan saman vuoden syksyllälus suuren tauren voitonlaisista italia. [6] [2] Keisari halusi kuitenkin itse tehdä tärkeimmät sodanjohtoon liittyneet päätökset, eikä Arz von Straussenburg saanut näin varsinaista ylipäällikön roolia. [6] Operatiiviseen suunnitteluun osallistui enemmän varaesikuntapäällikkö Alfred von Waldstätten. [4]

Arz von Straussenburg sai vuonna 1917 Unkarin aatelissa Paronin Arvon [3], ja hanet ylennettiin kenraalieverstiksi helmikuussa 1918. [2] Hän asettui vastentahtoisesti tukemaan italiano-rintamalla kesäkuussa 1918 käynnistettyä kahden kärjen taktiikkaan perustunutta hyökkäystä, joka päättyi tappioon Piaven taistelussa ja käynnisti Itävalta-Unkarin armeijan lopullisen hajoamisen. [6] Jo tässä vaiheessa hän tarjoutui eroamaan tehtävästään esikuntapäällikkönä. [7]

Arz von Straussenburgin seuraajaksi esikuntapäällikkönä suunniteltiin ensin aktiiviset komentajuudet keväällä 1918 jättänyttä Eduard von Böhm-Ermollia, mutta tämä yritys raukesi. [8] Kun Arz von Straussenburg lopulta erosi esikuntapäällikön tehtävistä aselevon astuessa voimaan marraskuun 1918 alussa, hänen lyhytaikaiseksi seuraajakseen tuli marsalkka Hermann Kövess von Kövessháza. [2] [7] Aselevon solmimista edeltäneenä yönä keisari oli tarjonnut Arz von Straussenburgille ylipäällikkyyttä, mutta tämä kieltäytyi siitä. [2]

Myöhemmät vaiheet Muokkaa

Arz von Straussenburg päätti sotilasuransa sodan päätyttyä ja asettui Wieniin Itävaltaan, koska ei halunnut asua rumano hallintaan siirtyneessä Transilvaniassa. [2] Hänellä ei ollut tiettävästi minkäänlaisia ​​poliittisia intohimoja. [6]

Mikään maa ei aluksi myöntänyt Arz von Straussenburgille eläkettä, joten hän eli alkuun siviilielämäänsä köyhyydessä saaden toimeentulonsa upseerikumppaniensa muodostamasta rahastosta. Unkari myönsi hänelle lopulta vuonna 1926 eläkkeen, jonka ehtona oli, että hänen tulisi noutaa se joka kerta henkilökohtaisesti Budapestistä. [2]

1. heinäkuuta vuonna 1935 Arz von Straussenburg oli matkalla Budapestissä noutamassa eläkettään, mutta sai sydänkohtauksen ja kuoli. Hänet haudattiin Kerepesterin hautausmaalle Budapestiin. [2] [5] [6]

Arz von Straussenburg avioitui vuonna 1903 unkarilaisen aatelisnaisen Stefanie Thomka von Tomkaházan kanssa. Pariskunnalle syntyi yksi tytär, Stefanie ”Steffia” Verehel Ried. [1] [2]


Der Zusammenbruch des österreichisch-ungarischen Heeres im Jahre 1918 laut der Bestätigungspapiere von Arthur Arz von Straussenburg El colapso de las fuerzas terrestres austrohúngaras en 1918 sobre la base de los documentos de Arthur Arz von Straussenburg

CEEOL es un proveedor líder de revistas y libros electrónicos académicos en Humanidades y Ciencias Sociales de y sobre Europa Central y Oriental. En la esfera digital que cambia rápidamente, CEEOL es una fuente confiable de conocimientos especializados en los que confían académicos, editores y bibliotecarios. Actualmente, más de 1000 editoriales confían a CEEOL sus revistas y libros electrónicos de alta calidad. CEEOL proporciona a académicos, investigadores y estudiantes acceso a una amplia gama de contenido académico en un repositorio dinámico en constante crecimiento. Actualmente, CEEOL cubre más de 2000 revistas y 690,000 artículos, más de 4500 libros electrónicos y 6000 documentos de literatura gris. CEEOL ofrece diversos servicios a las instituciones suscriptoras y sus patrocinadores para que el acceso a su contenido sea lo más fácil posible. Además, CEEOL permite a los editores llegar a nuevas audiencias y promover los logros científicos de la comunidad científica de Europa del Este entre un público más amplio. Los académicos no afiliados tienen la posibilidad de acceder al repositorio creando su cuenta de usuario personal


"Nuestra lucha": ¿Y si Hitler hubiera sido comunista?

Entre otras cosas, la herida de nuestros enemigos en Occidente es tan profunda hoy que nunca podrá volver a sanar.

Debería estar mintiendo si dijera que los últimos éxitos alemanes me sorprendieron de estas victorias en las que estaba seguro ''.

Arz von Straussenberg sobre la ofensiva de primavera alemana

“A lo largo de este trabajo me he esforzado por dejar en claro que la Ofensiva de Primavera de 1918 fue claramente la batalla más decisiva de la Primera Guerra Mundial.

El intento alemán de arrebatar la victoria de las fauces de la derrota estuvo a punto de tener éxito y es una indignidad para aquellos que lucharon en ambos lados de este enfrentamiento climático sugerir que la ofensiva fue simplemente una tirada desesperada de dados por una nación ya derrotada. Espero haber tenido éxito al presentar este caso, aunque también es importante considerar algunas de las mayores repercusiones que siguieron.

Muchas de las implicaciones de la ofensiva a menudo se atribuyen erróneamente a la Ofensiva de los Cien Días de la Entente que siguió al fallido esfuerzo alemán. Si bien se debe reconocer a Ludendorff por su identificación de los puntos débiles y el uso de artillería pesada y Stoßtruppen para destruirlos, las concentraciones masivas de poder aéreo y blindaje observadas en ese verano de 1918 serían un preludio de las ofensivas estándar de la Segunda Guerra Mundial. .

Las implicaciones reales de la Ofensiva de Primavera no residen en el ingenio del personal alemán, sino en sus fracasos. Un joven Adolf Hitler, el hombre que desencadenaría un conflicto aún más destructivo menos de tres décadas después, se encontró en medio de estos fracasos y juró venganza no solo contra la entente sino también contra el sistema aristocrático que se había abandonado a sí mismo y a tantos otros para marchitarse. la vid.

Desde la seguridad de su cuartel general, el general Ludendorff había sido muy consciente de que Alemania no podía ganar una guerra de desgaste. Incluso antes de que comenzara la ofensiva de la Entente, decenas de miles de nuevas tropas estadounidenses aparecían cada semana, mientras que Alemania ni siquiera podía permitirse compensar sus propias pérdidas con nuevos reclutas.

Con sus fuerzas restantes gastadas en la ofensiva fallida, no pasó mucho tiempo antes de que comenzara a buscar formas de convertir la inevitable derrota de Alemania en el fracaso de otra persona ".


James Beatty, El último gambito del káiser


La figura parecía casi cómica para empezar, un lado del cuerpo relativamente limpio, el otro lado desigual y humeante.

Un lado de la cara tenía un aspecto aturdido como el papel de aluminio de la comedia en una película, el otro lado estaba cubierto de tanta sangre y suciedad que era difícil ver cualquier expresión debajo.

Su caminar recordaba de manera similar a las películas, temblando y temblando como si la electricidad atravesara este cuerpo con grandes pasos exagerados alejándose de la escena de la explosión que le había hecho esto. El impacto lo obligó a ignorar la bala que aterrizó cerca y la colección resultante de gritos y torsos que volaron por todas partes. El hombre parecía obsesionado con llegar a alguna parte, pero parecía haber olvidado a dónde se dirigía. Se quedó quieto por un momento antes de que los pasos exagerados comenzaran de nuevo.

Ya no era ninguna sorpresa que estas vistas pudieran ser inquietantes e hipnóticas al mismo tiempo. Adolf ya había tenido cuatro años de este trauma. El autómata ensangrentado que se llamaba Probst fue simplemente la entrada más reciente en una larga lista de eventos similares. Aunque Adolf había sobrevivido hasta aquí, seguía distraído por lo que fácilmente podría haber sido su propio destino. Había aprendido a deshacerse de estos pensamientos, pero todavía no podía deshacerse del zumbido en sus oídos.

Adolf agarró a Probst por el cuello y tiró de él hacia atrás en la trinchera, se acurrucó en una bola e intentó meterse el trozo de lo que había sido un pulgar en la boca, solo para darse cuenta de que simplemente no quedaba suficiente para succionar. sobre. Los músculos que le quedaban se contorsionaron en una expresión de absoluta desesperación cuando se quitó el apéndice tembloroso en forma de garra de lo que quedaba de su rostro. El ojo que aún podía abrirse estaba lleno de una tristeza muy infantil. Todo parecía tener un retorno para aquellos en sus últimos momentos. Adolf temía que el regimiento se enfrentara a la misma suerte pronto, esta no era una ofensiva ordinaria.

La infantería alemana se había retirado durante los ataques de entente en innumerables ocasiones durante el transcurso de la guerra, ya sea en reveses temporales o como una táctica deliberada para acumular bajas enemigas antes de contraatacar con mayor fuerza. Esta no fue una experiencia útil, porque la situación actual no tenía precedentes.

No habría contraataque para aliviarlos, ya que se estaban sacrificando áreas mucho más cruciales de la línea con el abandono de enormes suministros de armamento y material en medio de la retirada caótica. Hubo historias de rendiciones masivas, cientos de hombres cansados ​​que se dejaron llevar por un solo guardia enemigo. Adolf no podía culpar a los que se habían rendido por sus líderes, y los suyos no estaban a la vista.

Se rumoreaba que el alto mando estaba sufriendo un colapso nervioso colectivo. Adolf no se habría sorprendido en absoluto. A los de arriba no les importaba mantener a los hombres en yugo en una situación que se deterioraba por el momento siempre que no estuvieran cerca del peligro. Ahora, después de años de comodidad, los generales de sillón se habían debilitado al retraer las líneas de un mapa.

La escena alrededor de Adolf y sus camaradas supervivientes, las vistas, los sonidos y los olores, no eran nada particularmente peor de lo que se habían acostumbrado a lo largo de los años de conflicto. Las bengalas iluminaron el cielo nocturno casi sin sentido mientras el fuego se extendía por el horizonte, dándole a todo un brillo naranja. El hedor colectivo del barro y la cordita se mezclaba con hedores de origen inimaginable. Tenía la boca llena de sangre y flemas. No había nada fuera de lo común en esta situación, aparte del temor de que nunca se detuviera.

En batallas anteriores siempre había habido algún respiro, aunque fuera temporal, del bombardeo y la matanza. La naturaleza relativamente estática del frente había sido una mezcla de persistir antes de momentos espontáneos de horror. Incluso los oficiales más distantes y sádicos se dieron cuenta de que todos los que necesitaban recuperar el aliento eventualmente, en las últimas semanas esta situación había cambiado dramáticamente.

La entente estaba a la ofensiva y no mostraban signos de detenerse hasta que hubieron rodado la totalidad del Heer. Después de años a la defensiva, finalmente habían roto la línea alemana y ya no parecía haber escapatoria de ellos. Adolf y Friedrich habían sido enviados detrás de la línea de antemano, todo había salido mal, sus discusiones con sus compañeros de tropas sobre las verdaderas motivaciones de esta guerra y la abrumadoramente baja opinión de sus comandantes se habían considerado demasiado incendiarias para el frente. A pesar de su experiencia, se les había ordenado que se retiraran de la lucha activa por primera vez desde que Adolf había sido interrogado por su supuesta connivencia con el teniente Gutmann. Después de varios días de verse obligado a limpiar a los muertos, había comenzado a suspirar por los días sin comida y las noches de insomnio en su brillante celda. Friedrich parecía resignado a ello en ese momento, Adolf solo se había enojado más.

Sintió que se burlaban de él, que sus sinceros intentos de luchar por Alemania habían sido rechazados en su cara con burla. Porque al tratar de mejorar la situación, ahora estaba transportando cadáveres y tratando de clasificar qué miembro debería ir y dónde, un recordatorio siempre presente de los fracasos del liderazgo de Alemania. Adolf había sentido que las cosas no podían empeorar, hasta que los aviones enemigos volaron tan bajo que casi le arrancaron la cabeza, anunciando el comienzo de la ofensiva que parecía no terminar nunca.

No había pasado mucho tiempo antes de que el enemigo alcanzara a sus aviones, también habían traído sus monstruosas máquinas de metal. Adolf y Friedrich habían sido arrojados a la línea junto con el resto del batallón de castigo. Habían luchado sin pensarlo dos veces, incluso Friedrich se tomaba en serio al enemigo, la línea se había derrumbado a su alrededor y ahora no sabían si quedaba siquiera una línea por mantener.

Friedrich apartó a Adolf de sus recuerdos. Su camarada todavía tenía esa mirada seria en sus ojos que confirmaba que todo seguía yendo mal.

"Tenemos que salir de aquí. Ahora."

No quedaba nadie para atender los fuegos que ardían fuera de control o los heridos indefensos, que crepitaban y chillaban respectivamente. No obstante, hubo una especie de silencio, los disparos se habían detenido, en el pasado esto había sido un alivio, ahora solo era una señal de advertencia. Durante las últimas semanas, la entente había repetido el aluvión progresivo una y otra vez, sin dejar nunca más de unos minutos para que Adolf y los demás se recuperaran. Ahora ya podía oír silbidos y gritos guturales en la distancia, demasiado lejos para distinguir si eran en inglés o en francés pero acercándose cada vez más. Había rumores de que se les había ordenado que no tomaran prisioneros y, aunque algunos los habían descartado como historias falsas para intentar detener la gran cantidad de entregas, ni Adolf ni Friedrich iban a ponerlas a prueba.

Probst seguía farfullando cuando Adolf tomó un casco de alguien que ya no lo necesitaba y se lo puso en lo que quedaba de la cabeza del hombre herido. Ambos hombres tomaron uno de los brazos de Probst y se lo pusieron sobre los hombros antes de sacarlo de la zanja excavada a toda prisa y empezaron a moverse lo más rápido que podían mientras estaban agachados, sus pies se atascaban constantemente en el barro revuelto y los pedazos de cosas que hacían. no quiero insistir. Adolf había elegido sin pensar el lado fuertemente quemado de Probst mientras estaba preocupado por el enemigo que se acercaba. Habiendo recuperado su concentración, se dio cuenta de que ahora había un patrón en los gemidos del hombre, antes de darse cuenta del sonido de clic que estaba haciendo su brazo. Con cada paso embarrado, los huesos de Probst se destrozaban.

Su gemido fue la única protesta que pudo hacer mientras los tres escapaban.

La pintura es Stormtroopers avanzando bajo ataque de gas por Otto Dix

Aunque puede atribuir la arrogancia de Von Straussenberg a que los alemanes exageraron sus éxitos con sus aliados, la aparente victoria de la Ofensiva de Primavera fue recibida con igual alegría en el Frente Nacional Alemán y posiblemente contribuyó al mito de la 'puñalada por la espalda' más adelante.


Arthur Arz von StrauBenburg Información


Lugar de nacimiento: Sibiu, Transilvania
Lugar de muerte: Budapest, Hungría
Lealtad: Imperio Austriaco Austria-Hungría
Servicio / rama: Ejército
Años de servicio: 1876-1918
Rango: Generaloberst
Unidad: 15a División de Infantería
VI Cuerpo
1er ejército
Órdenes mantenidas: Jefe de Estado Mayor
Batallas / guerras: Gorlice-Tarnx w
Campaña rumana
Caporetto
Río Piave
Premios: Pour le M rite
Orden militar de María Teresa
Otro trabajo: Autor

Arthur Freiherr Arz von StrauBenburg (16 de junio de 1857 - 1 de junio de 1935) fue un coronel general austrohúngaro y último jefe del Estado Mayor del ejército austrohúngaro.

Nacido entre los antiguos colonos sajones del este de Transilvania, Arz fue el producto de una familia noble de las "Siete Montañas". Su padre, Albert Arz von Straussenburg, se desempeñó como predicador evangélico y coadjutor, así como miembro de la Casa de los Magnates. Educado en Dresde y Sibiu, Arz se graduó "con grandes logros" y pasó a estudiar derecho en la universidad, tiempo durante el cual se ofreció como voluntario durante un año de servicio en un batallón Feldjxäger húngaro durante 1876-1877.

Habiendo completado con éxito el servicio militar de un año, Arz se sentó y aprobó el examen de oficiales de reserva y pasó a solicitar y obtener con éxito una comisión como oficial regular. En 1878 recibió un encargo con el grado de Leutnant.

Imagen - Arz como teniente mariscal de campo en 1912

Alcanzando el rango de Oberleutnant, asistió a la Kriegschule Imperial en Viena 1885-1887, lo que lo vio nuevamente sobresalir y ser nombrado miembro del Estado Mayor en 1888. Ascendido a Hauptmann y asignado a un cuerpo de personal, Arz fue nombrado ayudante de Feldzeugmeister Baron Schx nfelda y luego una vez más al Estado Mayor en 1898, donde permanecería con algunas excepciones hasta 1908.

Después de haber sido ascendido al rango de Mayor, Arz fue nombrado Oberstleutnant y adjunto al 2º Cuerpo, comandado por el Archiduque Eugen, después de su asignación al Estado Mayor. Su ascenso a Oberst el 1 de mayo de 1902 lo vio nombrado miembro de la oficina de administración del Estado Mayor, un departamento del que fue nombrado jefe en mayo de 1903. En 1903 también se casó con una noble húngara, Stefanie Tomka von Tomkahaza und Falkusfalva, con quien tuve una hija.

En 1908 Arz fue nuevamente ascendido, esta vez al grado de General Mayor, tras lo cual recibió el mando de la 61ª Brigada de Infantería. Después de haber sido ascendido constantemente y visto como un oficial competente y prometedor, recibió una "evaluación sobresaliente" de su antiguo comandante Erzherzog Eugen durante las maniobras de otoño de 1911. En 1912 lo ascendieron a comandar una división: la decimoquinta infantería en Miskolc. Poco después de la guerra, Arz alcanzó el rango de Feldmarschall-Leutnant y en 1913 fue reasignado al ministerio de guerra en Viena para encabezar una sección.

En el receso de la guerra en el verano de 1914, von Straussenburg solicitó una transferencia a una asignación de campo y nuevamente se le dio el mando de la decimoquinta infantería que participó en las etapas finales de Komarx w. Casi inmediatamente después, el 7 de septiembre, Arz recibió el mando del 6º cuerpo, reemplazando a Boroević. A cargo del sexto cuerpo se desempeñó de manera sobresaliente y con gran energía en Limanowa-Lapanx w donde su unidad formó parte del cuarto ejército. En Gorlice-Tarnx w ganó para desempeñar un papel destacado y estuvo al mando de nuevo en Grodek-Magierow y Brest-litowsk durante el verano de 1915. En septiembre de 1915 fue ascendido al rango de General der Infanterie, y después de haber luchado junto con el undécimo ejército de Mackensen, se ganó el respeto de los alemanes en sus habilidades como comandante.

Con la entrada amenazada de Rumania en la guerra en el lado de la Entente, Arz fue reasignado para el 6º cuerpo y designado para comandar el 1º Ejército recientemente reorganizado el 16 de agosto de 1916. Al llegar a Klausenburg, donde se estaban reuniendo fuerzas para repeler un anticipado avance rumano en Transilvania , afirmó "Soy un Comandante del Ejército sin Ejército". De hecho, en la declaración de guerra rumana del 27 de agosto, el 1er "Ejército" comprendía apenas 10.000 hombres (media división). Un lento avance rumano combinado con el grito histérico de Budapest llevó al 1er Ejército a fortalecerse considerable y rápidamente para rechazar el desafío del sur.

Foto - disposición de las fuerzas rumanas en Austria-Hungría, agosto de 1916

Las fuerzas rumanas cruzaron la frontera el 28 de agosto de 1916 con seis fuerzas separadas empujando a través de los seis pasos de los Cárpatos para converger en Braşov. Lograron llegar casi hasta Sepsiszentgyxärgy en las tierras de Szekler el 4 de septiembre. Para defenderse de estas seis invasiones separadas, Arz, ahora luchando en su propio territorio, ordenó a la 71.a División de Infantería y las 141.a y 142.a Brigadas al sector. Simultáneamente, el Ejército del Norte rumano trató de avanzar a lo largo de todo el frente de Moldavia en los Cárpatos orientales, aunque de hecho esto equivalía a un avance en el sector norte donde el 9º Ejército ruso estaba mejor situado para ayudar al avance. Para contrarrestar este ataque, Arz desplegó las divisiones 16, 19 y elementos de la 61.

En cooperación con el 9º Ejército alemán, la invasión rumana fue repelida y sus fuerzas fueron devueltas al otro lado de la frontera en ocho semanas, lo que llevó a Arz a recibir el respeto y el aprecio del nuevo Kaiser, Karl I. Otros comandantes también elogiaron sus logros durante la campaña. con Conrad escribiendo, "ha demostrado ser un líder enérgico y resuelto en las situaciones más difíciles" y Boroević afirmando que Arz era un "carácter noble y honorable. general sobresaliente ..."

Arz permanecería a cargo del 1. ° Ejército hasta febrero de 1917, después de que terminaran las principales operaciones en Rumania, con la ayuda del 9. ° Ejército alemán de Falkenhayn y el Ejército alemán del Danubio al mando de Mackensen.

Karl sucedió a Francisco José como emperador el 21 de noviembre de 1916, lo que trajo consigo una ola de cambios en los niveles superiores del gobierno y el mando militar. Una de las causas de estos cambios fue Conrad, quien informó que Karl `` no quería que un genio comandara sus ejércitos '', sino que, siguiendo la experiencia del supremamente dotado pero a menudo fracasado Conrad, era alguien que simplemente era capaz. Arz conocía al emperador no solo como un comandante de tropas capaz, sino que también poseía una actitud conciliadora que no llevó al emperador a pensar que estaba siendo tratado con condescendencia durante las discusiones sobre asuntos militares como era el caso con otros comandantes. Arz también, a diferencia de Conrad, no era abiertamente político, estaba totalmente comprometido con los Poderes Centrales y tenía plena fe en el Emperador.

Arz hizo todo lo posible por cumplir los deseos de su Emperador una vez designado en marzo de 1917, pero a diferencia de su predecesor, Arz actuó como asesor personal del Emperador en asuntos militares más que como impulsor de su propia estrategia, como había sido el sello distintivo de Conrad. Su mandato al frente del ejército vio un aumento del control alemán sobre las fuerzas austrohúngaras y una reducción de la independencia de acción, pero también una serie de victorias notables en la primavera y el verano de 1917, incluida la limpieza de Galicia y la Bucovina, así como el gran avance en Flitsch Tolmein y la gran victoria en Caporetto a finales de año.

Foto: Arz (derecha) con Ludendorff (izquierda) en el Cuartel General del Ejército en Baden, 1917

Ascendido al rango de Generaloberst el 26 de febrero de 1918 y ascendido a la nobleza a principios del mismo año, Arz fue en última instancia responsable de planificar la invasión de Italia que iba a tener lugar durante el verano de 1918 con Rusia ahora eliminada de la guerra y considerables fuerzas de veteranos a su disposición. Mientras la planificación estaba en marcha, tanto Conrad como Boroević exigieron liderar la ofensiva y Arz ni la AOK pudieron tomar una decisión decisiva y, en cambio, adoptaron el compromiso sugerido por el Emperador de dividir las fuerzas y atacar las posiciones italianas en el frente desde dos direcciones diferentes, lo que resultó en en total fracaso de la ofensiva en el río Piave en junio de 1918.

Arz ofreció su renuncia y asumió toda la responsabilidad por el fracaso de la invasión masiva de Italia, que el emperador se negó a aceptar. A fines de octubre de 1918, pudo ver que la derrota final de las fuerzas imperiales era inevitable y había elaborado planes para una retirada ordenada de las tropas en caso de un armisticio a fin de evitar un mayor derramamiento de sangre innecesario. Un armisticio con Italia se concluyó el 3 de noviembre de 1918 y entraría en vigor 36 horas después, tiempo durante el cual miles de tropas imperiales fueron capturadas mientras creían estar en paz debido a la mala comunicación del Alto Mando del Ejército.

Durante la noche del 2 al 3 de noviembre de 1918, Karl renunció al mando de las fuerzas armadas y en una nota manuscrita que todavía se puede encontrar en los archivos de guerra de Viena, escribió:

No queriendo la responsabilidad de manejar el armisticio, Arz declinó el nombramiento y Kx vess asumió el cargo de comandante en jefe. Sin embargo, Arz asumió el cargo de facto hasta que el mariscal de campo Kx vess pudo asumir su cargo.

Imagen: obituario del general Arz von StrauBenberg, 1935

Después del colapso, Arz vivió en Viena. Tras la concesión de Transilvania y la Bucovina a Rumanía después de la guerra, se negó a regresar a su hogar en un país en el que había jugado un papel importante en la derrota de tan solo unos años antes. Técnicamente, un ciudadano húngaro, aunque de etnia alemana, inicialmente se le negó una pensión del gobierno húngaro y vivía casi en la pobreza sobreviviendo con los estipendios de un fondo de apoyo organizado por ex compañeros de oficiales para ayudar a los oficiales en tales situaciones. En 1926, Hungría concedió una pensión con la condición de que se la cobrara personalmente en Budapest en todo momento. Durante este tiempo, Arz escribió sobre sus experiencias durante la guerra que, a diferencia de muchos de sus contemporáneos, no contenían ningún elemento de autojustificación o declaración política.

Durante una estancia en Budapest para cobrar su pensión Arthur Baron Arz von Straussenburg sufrió un infarto y murió el 1 de julio de 1935. Fue enterrado con los más altos honores militares en el cementerio Kerepester de Budapest.

Mayo de 1902: ascenso a Oberst
Mayo de 1903 - Presidente del Buró de Administración hasta noviembre de 1908
Noviembre de 1908: ascenso a Generalmajor
Noviembre de 1908 - Comanda la 61. Brigada de infantería hasta abril de 1912
Abril de 1912 - Comanda la 15. División de Infantería hasta abril de 1913
Mayo de 1912: ascendido a Feldmarschalleutnant
Abril de 1913 - Jefe de sección de todos los departamentos militares en la Guerra Min. hasta septiembre de 1914
Septiembre de 1914 - Comanda la 15. División de Infantería hasta fin de mes.
Septiembre de 1914 - Comandos VI. Cuerpo hasta agosto de 1916
Septiembre de 1915: ascenso a General der Infanterie
Agosto de 1916 - Comanda el I.Ejército hasta febrero de 1917
Marzo de 1917 - Jefe del Estado Mayor hasta noviembre de 1918
Febrero de 1918: ascendido a Generaloberst

Arz recibió varios premios de la Monarquía de los Habsburgo, incluido, lo más importante, el nombramiento al grado de Comendador de la Orden Militar de María Teresa.

von Straussenburg, A. Arz, (1924) "La historia de la gran guerra 1914-1918", Viena
von Straussenburg, A. Arz, (1935) "Lucha y caída de los imperios", Viena y Leipzig

Pope, S. & amp Wheal, E. (1997) "El Diccionario Macmillan de la Primera Guerra Mundial" Macmillan: Londres
Ejército austro-húngaro - Generaloberst Arthur Freiherr Arz von Straussenburg en www.austro-hungarian-army.co.uk

Este sitio es el mejor para: todo lo relacionado con aviones, aviones de guerra, pájaros de guerra, películas de aviones, películas de aviones, pájaros de guerra, videos de aviones, videos de aviones e historia de la aviación. Una lista de todos los videos de aviones.

Copyright A Wrench in the Works Entertainment Inc. Todos los derechos reservados.


Información sobre la batalla del río Piave


Fecha
15 de junio - 23 de junio de 1918
Localización
Río Piave, Italia
Resultado
Victoria italiana decisiva
Fecha: 15 de junio - 23 de junio de 1918
Ubicación: Piave River, Italy
Resultado: victoria italiana decisiva
Beligerantes:
: Italia
Reino Unido
Francia
Legiones checoslovacas
Estados Unidos
Comandantes y líderes:
: Armando Diaz
Fuerza:
: 58 divisiones italianas
5 divisiones británicas
6 divisiones francesas
Víctimas y pérdidas:
: 80.000 muertos o heridos

Véase también Batalla del río Piave (1809)

La batalla del río Piave, conocida en Italia como Battaglia del Solstizio (Batalla del Solsticio), Battaglia di Mezzo Giugno (Batalla de mediados de junio) o Seconda Battaglia del Piave (Segunda batalla del río Piave, como la última parte de la Batalla de Caporetto se considera la primera), fue una victoria decisiva para el ejército italiano durante la Primera Guerra Mundial.

Con la salida de Rusia de la guerra en 1917, Austria-Hungría pudo ahora dedicar importantes fuerzas al frente italiano y recibir refuerzos de sus aliados alemanes. El emperador austrohúngaro Karl había llegado a un acuerdo con los alemanes para emprender una nueva ofensiva contra Italia, una medida apoyada tanto por el jefe del estado mayor general Arz von Straussenberg como por el comandante del Grupo de Ejércitos del Tirol del Sur Conrad von Hxötzendorf. En el otoño de 1917, en las batallas de Caporetto y Longarone, los alemanes y austríacos derrotaron a los italianos que retrocedieron al río Piave.

La derrota de Italia en Caporetto provocó la destitución del general Luigi Cadorna y el general Armando Díaz lo reemplazó como Jefe de Estado Mayor del Ejército italiano. Díaz estableció una sólida línea de defensa a lo largo del río Piave. Hasta este punto de la guerra, el ejército italiano había estado luchando solo contra las potencias centrales con la derrota en Caporetto, Francia y Gran Bretaña enviaron refuerzos en el frente italiano. Sin embargo, estos, aparte de representar menos de una décima parte de las fuerzas italianas en el teatro, tuvieron que ser redirigidos en su mayor parte al frente occidental tan pronto como comenzó la ofensiva de primavera alemana en marzo de 1918.

El ejército austro-húngaro también había experimentado recientemente un cambio de mando, y el nuevo Jefe de Estado Mayor austríaco, Arthur Arz von Straussenburg, deseaba acabar con los italianos. Los comandantes del grupo de ejércitos de Straussenberg, Franz Graf Conrad von Hx tzendorf (el ex jefe del Estado Mayor austríaco) y Svetozar Boroević von Bojna, ambos deseaban realizar un asalto decisivo contra los italianos, pero no pudieron ponerse de acuerdo sobre la ubicación del ataque. Conrad quería un ataque desde los Alpes del Tirol del Sur hacia la meseta de Asiago y Vicenza. Boroević primero favoreció una acción defensiva, pero luego, cuando se presionó, prefirió un ataque frontal a lo largo del río Piave. El propio Straussenburg estaba a favor de un ataque en la parte occidental del frente (el sector "Giudicarie") que conducía a Brescia. Conrad y Boroević se desagradaron mutuamente, y Straussenburg y el emperador, incapaces de decidir entre estas dos fuertes personalidades, dividieron el ejército en partes iguales, reservando solo una pequeña parte de las fuerzas para una acción de distracción en el sector Giudicarie. La preparación de la ofensiva comenzó en febrero de 1918, tras una reunión en Bolzano entre los altos mandos austríacos y alemanes. Fue fuertemente recomendado por los alemanes, ya que Ludendorff esperaba que pudiera obligar a las crecientes fuerzas estadounidenses en Francia a ser desviadas hacia el frente italiano, por lo que Straussenberg modeló el ataque a partir de la ofensiva de Erich Ludendorff en el frente occidental.

Los austriacos, a diferencia de su éxito anterior en Caporetto y de los intentos posteriores de penetración en el monte Grappa, no prepararon el ataque como uno puntual, sino como un ataque frontal total, empleando toda la fuerza residual de su ejército todo el tiempo. El frente. Las formaciones austro-húngaras fueron entrenadas para emplear las tácticas desarrolladas por los alemanes en el frente occidental para la Operación Michael, ya que los oficiales austriacos, que regresaban del frente oriental, fueron entrenados extensamente junto con sus contrapartes alemanas. También hubo innovaciones en el lado italiano. Analizando la derrota de Caporetto, el estado mayor de Armando Díaz concluyó que las principales causas tácticas de la misma fueron la falta de movilidad de las unidades italianas, atrapadas en un esquema defensivo demasiado rígido, el sistema de mando y control demasiado centralizado, y la falta de profundidad de Defensas italianas, donde demasiados soldados simplemente estaban atrapados en la línea del frente. Los nuevos esquemas preparados para la batalla llevaron a la abolición del atrincheramiento continuo y al desarrollo de un sistema de defensa altamente móvil, en el que incluso las unidades más pequeñas podían moverse libremente entre puntos fuertes previamente reconocidos, decidir de forma independiente retirarse o contraatacar, o Llame directamente al apoyo de la artillería. Además, 13 divisiones, equipadas con 6000 camiones, se organizaron en una reserva central, listas para ser enviadas a donde se necesitara.

Foto - soldados estadounidenses en la trinchera

El general Díaz supo el momento exacto del ataque austríaco: las 3:00 am del 15 de junio, por lo que, a las 2:30 am, la artillería italiana abrió fuego a lo largo de su frente, sobre las abarrotadas trincheras enemigas, infligiendo numerosas bajas. En algún sector el bombardeo de artillería tuvo el efecto de retrasar o detener el ataque, ya que los soldados austríacos empezaron a volver a las posiciones defensivas, creyendo tener que afrontar un inesperado ataque italiano, pero en gran parte de la primera línea los austriacos seguían atacando. Boroević lanzó el primer asalto, moviéndose hacia el sur a lo largo de la costa del Adriático y en el curso medio del río Piave. Los austriacos pudieron cruzar el Piave y ganaron una cabeza de puente de quince millas de ancho y cinco millas de profundidad frente a una fuerte resistencia, antes de que finalmente Boroević fuera detenido y obligado a ordenar una retirada.En los días siguientes, Boroević reanudó los asaltos, pero el bombardeo de artillería destruyó muchos de los puentes del río y las formaciones austriacas que cruzaron el río no pudieron recibir refuerzos y suministros. Para empeorar las cosas, el hinchado Piave aisló un gran número de unidades en la margen occidental del río, lo que las convirtió en un blanco fácil para el fuego italiano. Se estima que 20.000 soldados austrohúngaros se ahogaron mientras intentaban llegar a la orilla este. El 19 de junio, Díaz contraatacó y golpeó a Boroević en el flanco causando muchas bajas.

Mientras tanto, Conrad atacó a lo largo de las líneas italianas al oeste de Boroević, en la meseta de Asiago, el día 15, con el objetivo de capturar Vicenza. Sus fuerzas ganaron algo de terreno, pero encontraron una fuerte resistencia por parte de unidades británicas y francesas. Se agregaron 40,000 bajas al total austriaco. Posteriormente, Boroević fue particularmente crítico con el comportamiento de Conrad quien, después del completo fracaso del primer ataque, prefirió continuar los asaltos en los días siguientes, pero con fuerzas disminuidas, en lugar de enviar refuerzos al sector Piave.

Sin suministros y enfrentando ataques de unidades blindadas, el emperador Karl, que había tomado el mando personal, ordenó a los austrohúngaros retirarse el 20 de junio. El 23 de junio, los italianos recuperaron todo el territorio en la orilla sur del Piave y la batalla fue sobre.

Cuadro - General Armando Diaz

Después de la retirada de Austria, Díaz fue presionado por los aliados, particularmente por el general Ferdinand Foch, para seguir adelante e intentar un asalto para romper las defensas austriacas y obtener una victoria decisiva sobre el Imperio, pero el general italiano reconoció que la misma táctica, que resultó ser tan eficaz en defensa, impidió una ofensiva inmediata, ya que las formaciones italianas, en ese momento, estaban demasiado dispersas y mezcladas para ser coordinadas efectivamente en un asalto decisivo. Además, una vez que el ejército italiano cruzara el río, tendría que afrontar los mismos problemas logísticos que los austriacos. Por estas razones, en los días posteriores, solo se realizaron acciones limitadas, para ganar mejores posiciones de inicio para el futuro asalto decisivo. Por otro lado, la batalla del río Piave fue la última gran ofensiva militar de Austria-Hungría. A pesar de haber tomado unos cincuenta mil prisioneros de la Entente, las pérdidas entre los austrohúngaros fueron muy graves. Un claro fracaso, la operación asestó un gran golpe a la moral y la cohesión del ejército y tuvo repercusiones políticas en toda Austria-Hungría, cansada de la guerra. >> La batalla marcó tanto el final de su ejército como una fuerza de combate efectiva como el comienzo de la guerra. colapso del propio Imperio, que fue rematado en la Batalla de Vittorio Veneto, cuatro meses después.

Todavía hoy, para el público italiano, dos lemas recuerdan la batalla: los escritos como graffiti en las paredes rotas de las casas rurales destruidas: "E 'meglio vivere un giorno da leone che cent'anni da pecora" ("[Es] mejor vivir un solo día como león que cien años como oveja ") y" Tutti eroi! O il Piave o tutti accoppati "(" ¡Todos son héroes! O (llegamos) al Piave, o nos matan a todos ") . Los dos trozos de muralla se conservan en el santuario militar de Fagar della Battaglia, una frazione de San Biagio di Callalta.

"La Leggenda del Piave", canción patriótica escrita por E. A. Mario después de la batalla.
Pietro Micheletti, héroe italiano luchando en el río Piave

Tucker, Spencer La gran guerra: 1914-18 (1998)
La batalla del río Piave, 1918
Cronologia: il "Secolo Breve" dal 1914 al 2000 (italiano)


Lugar al sol: ¿y si Italia se uniera a las potencias centrales?

¿Cuál es la situación de Álvaro Obregón? IOTL rompió con Carranza en 1917, pero la guerra con Estados Unidos podría ser suficiente para que él y Carranza se reconciliaran. Si Carranza está dispuesto a arriesgarse a poner a un rival político popular a cargo del ejército, entonces Obregón era un general defensivo bastante bueno (azotó a Pancho Villa en la Batalla de Celaya) que probablemente podría darle una buena pelea a TR.

Por supuesto, el verdadero problema para los mexicanos es que se van a quedar sin munición muy rápidamente. México en este momento carecía de suficientes fábricas de municiones para abastecer a sus propios ejércitos, y está cortado de cualquier suministro extranjero con la Armada de los Estados Unidos bloqueando ambas costas y una Guatemala hostil, por lo que no podrán sostener la lucha al nivel. de intensidad descrita en la última actualización durante mucho tiempo.

No es Henry G.

¿Cuál es la situación de Álvaro Obregón? IOTL rompió con Carranza en 1917, pero la guerra con Estados Unidos podría ser suficiente para que él y Carranza se reconciliaran. Si Carranza está dispuesto a arriesgarse a poner a un rival político popular a cargo del ejército, entonces Obregón era un general defensivo bastante bueno (azotó a Pancho Villa en la Batalla de Celaya) que probablemente podría darle una buena pelea a TR.

Por supuesto, el verdadero problema para los mexicanos es que se van a quedar sin munición muy rápidamente. México en este momento carecía de suficientes fábricas de municiones para abastecer a sus propios ejércitos, y está cortado de cualquier suministro extranjero con la Armada de los Estados Unidos bloqueando ambas costas y una Guatemala hostil, por lo que no podrán sostener la lucha al nivel. de intensidad descrita en la última actualización durante mucho tiempo.

Kylia

RedLegion

Kaiser Wilhelm el Décimo

¿Cuál es la situación de Álvaro Obregón? IOTL rompió con Carranza en 1917, pero la guerra con Estados Unidos podría ser suficiente para que él y Carranza se reconciliaran. Si Carranza está dispuesto a arriesgarse a poner a un rival político popular a cargo del ejército, entonces Obregón era un general defensivo bastante bueno (azotó a Pancho Villa en la Batalla de Celaya) que probablemente podría darle una buena pelea a TR.

Por supuesto, el verdadero problema para los mexicanos es que se van a quedar sin munición muy rápidamente. México en este momento carecía de suficientes fábricas de municiones para abastecer a sus propios ejércitos, y está cortado de cualquier suministro extranjero con la Armada de los Estados Unidos bloqueando ambas costas y una Guatemala hostil, por lo que no podrán sostener la lucha al nivel. de intensidad descrita en la última actualización durante mucho tiempo.

Khaine

Kylia

Kaiser Wilhelm el Décimo

Kylia

Kaiser Wilhelm el Décimo

Actualiza esta noche, volvemos a Danubia.
Después de eso, cubriremos la Ciudad de México, ¡luego debemos darles a los franceses lo que les corresponde!

Creo que este próximo capítulo merece un poco de avance. Se centra en Karl de Austria y la caída de Viena.
Este capítulo tiene un cierto grado de importancia personal para mí, más que cualquier otro Colocar al sol capítulos. IRL, Karl es mi patrón Beato (fue beatificado en 2004) y estaba emocionado de poder incorporarlo a la TL. Este hecho era primordial en mi mente mientras escribía este capítulo (¡junto con el deseo de una caída dramática de Viena!). Por lo tanto, solo tenga en cuenta que ciertos aspectos del capítulo tienen un cierto significado personal para mí mientras lee, comenta y, con suerte, lo disfruta. Entiendo que algunas partes no estarán de acuerdo con lo que todos creen y le preguntaría respetuosamente que, si es así, se abstenga de mencionar ese hecho.

Una vez más, me gustaría agradecer a todos por su continuo interés en Colocar en el sol es mi bebé y he puesto mucho esfuerzo y trabajo en él durante los últimos tres meses y no podría haberlo hecho sin ti.

Así que te veré en unos pocos para la actualización.

Ahora, de vuelta a nuestra programación regular.

Si eres fanático de Karl, ¿alguna vez leíste la línea de tiempo de Mike Stone en el antiguo grupo de noticias soc.history. what-if & quot; Sr. Hughes va a la guerra & quot? Es una buena lectura y Karl aparece bastante en ella.

Kaiser Wilhelm el Décimo

Si eres fanático de Karl, ¿alguna vez leíste la línea de tiempo de Mike Stone en el antiguo grupo de noticias soc.history. what-if & quot; Sr. Hughes va a la guerra & quot? Es una buena lectura y Karl aparece bastante en ella.

Kaiser Wilhelm el Décimo

--Conozco bien a mi gente; he vivido entre ellos toda mi vida. Aguantarán cualquier cosa, no se equivoquen al respecto. Aguantarán. & Quot
-El emperador Karl a su esposa, 29 de octubre de 1917

--El viejo está muerto, ¿eh? ¿Y dejó a un niño de cinco años para jugar con su corona en Salzburgo? ¡Qué noticia, recibiremos al embajador de Inglaterra dentro de tres días!
- Mihaly Karolyi, 2 de noviembre de 1917, al enterarse de la presunta muerte de Karl.


Los húngaros lo habían hecho mejor de lo que nadie esperaba. Cuando el orgullo nacionalista llevó al primer ministro Mihaly Karolyi a declarar la independencia de la República de Hungría el 13 de julio de 1917, pocos habían dado al estado húngaro una larga vida. Sobre el papel, la baraja estaba apilada irremediablemente contra ella, el imperio de los Habsburgo la rodeaba por todos lados, mientras que las potencias centrales eran hostiles hacia la revuelta. Cuando el emperador Carlos I ordenó a Franz Conrad von Hotzendorf que montara una ofensiva hacia el sur desde Eslovaquia, todos habían esperado que el toro imperial derribara las puertas y entrara en Budapest. Sin embargo ... eso no sucedió. Los húngaros pensaron más que el general Conrad y terminaron perdiendo solo unas pocas aldeas pequeñas. Esto le costó a Conrad su carrera. El emperador Karl lo despidió y lo reemplazó con el general Arthur Arz von Strassenburg. Sin embargo, Von Strassenburg era una incógnita tanto para su bando como para el enemigo. No se había distinguido especialmente en la Gran Guerra, pero tampoco tenía grandes errores en su historial. Solo el tiempo lo diría.

El primer ministro Karolyi debería haber estado feliz. Sus hombres habían hecho retroceder a las fuerzas imperiales, los ejércitos enemigos todavía estaban muy al norte del Danubio y no estaban en posición de abrirse paso en el corto plazo. Los recientes combates les habían costado mucho más que a los defensores húngaros. Mientras tanto, al sur y al este, las fuerzas enemigas procedentes de Croacia y Transilvania se estancaban. El suministro de municiones y equipo del ejército rebelde seguía siendo razonablemente alto y, lo mejor de todo, ni Alemania ni Italia parecían estar interesadas en una intervención. En resumen, la guerra iba bien.

El conocimiento de Karolyi de la historia estadounidense era mínimo. Como europeo, rara vez pensaba en la república de Charles Evans Hughes. Sin embargo, en las semanas previas a la secesión de Hungría, había tenido en sus manos una historia de la Guerra Civil estadounidense. Su posición, creía, era análoga a la de la Confederación en los primeros meses de esa guerra. Su estado mantuvo una iniciativa temporal, pero eso no duraría. La pasada ofensiva de Conrad, a pesar de su fracaso, capturó una cierta cantidad de territorio. Si eso sucediera una y otra vez, los defensores se cansarían y cederían. Al igual que el sur de Estados Unidos enfrentándose a la Unión, el estado rebelde húngaro no podía esperar ganar una guerra compuesta de batallas defensivas cuerpo a cuerpo que la fuerza cada vez mayor de Danubia acabaría con el estado.

Hungría tuvo que enseñar al imperio que los rebeldes podían defenderse y que era mejor dejar ir el estado de Karoly en lugar de gastar toda esa sangre y tesoro, antes de que fuera demasiado tarde. Y para hacer eso, los húngaros necesitaban pasar a la ofensiva.

Si los húngaros lanzaban una gran ofensiva, podrían persuadir a los danubianos de que abandonaran la guerra, pero solo si lo hacían correctamente. Sería necesario un rayo contra un objetivo importante, el factor de impacto de darse cuenta de lo peligrosos que podrían ser los húngaros persuadiría al emperador Karl de que se rindiera. Para continuar con la analogía de la Guerra Civil Estadounidense que se estaba gestando en la mente de Karolyi, la Confederación en 1862 se abalanzó sobre Maryland y Pensilvania, con la esperanza de que la captura de Baltimore o Filadelfia aterrorizaría a la Unión para que los dejara ir. Si bien la maniobra del general Lee había fallado, se dijo Karolyi, eso se debía a problemas tácticos no relacionados con el conflicto actual, lo que contaba era el gran aspecto estratégico. Y había un objetivo claramente obvio al que atacar: Viena.

Nadie en la capital imperial imaginaba que les llegaría la guerra. Después de todo, los elegantes caballeros se burlaron, ¡estos rebeldes eran simplemente provincianos eslavos que no distinguían un extremo de una copa de vino del otro! Cuando la noticia de la secesión húngara llegó a la capital, la reacción general fue que Conrad estaría en Budapest antes del inicio del invierno. Como escribió la emperatriz Zita en su diario poco después del estallido de las hostilidades: “Mirando a mi alrededor, veo soldados en las calles, es cierto, pero esto es lo que uno esperaría de una ciudad capital. La gente todavía se dedica alegremente a sus asuntos, disfrutando de sus vidas, vendiendo cuadros, bebiendo vino. En resumen, uno no podría probar por el espectáculo que se encuentra con los ojos de uno que el imperio está en guerra ". Después de que fracasó la primera ofensiva imperial de la guerra, la gente todavía se burló. Sí, algunas pequeñas ciudades fronterizas pueden cambiar de manos, pero nunca Viena. La ciudad era demasiado antigua y demasiado grande para que la guerra hiciera una visita aquí. Después de todo, en la Gran Guerra contra el titán ruso, ¿la capital había escuchado alguna vez el disparo de un solo cañón?

Pronto despertarían.

La distancia desde la frontera húngara hasta Viena era de solo treinta kilómetros en su punto más cercano. Para agravar la situación, los danubianos habían hecho un esfuerzo mínimo para fortalecer estos enfoques. Por supuesto, esto no fue realmente su culpa, ya que nadie había predicho la revuelta húngara, y mucho menos el hecho de que dichos rebeldes intentarían tomar Viena. Sin embargo, los defensores tenían una gran ventaja. La parte más occidental de Hungría, la más cercana a Viena, se conocía como Burgenland. Estaba habitado predominantemente por austríacos, cuya lealtad estaba firmemente en el emperador Karl, y cuya opinión sobre Mihaly Karolyi no era digna de repetirse en un entorno civilizado. Sin embargo, aunque menos de una décima parte de la población era húngara, tenían una influencia desproporcionada dentro del territorio y siempre había estado bajo el dominio de Budapest. La lucha había estallado en el territorio incluso antes de la declaración formal de la secesión húngara, cuando los “patriotas” austríacos individuales se encargaron de evitar que los húngaros locales se levantaran. Las milicias de la ciudad, muchas de las cuales estaban compuestas por personas de etnia magiares, intervinieron del lado de sus compatriotas, lo que dio lugar a brutales combates callejeros que dejaron muchos muertos. La declaración de independencia de la República de Hungría solo provocó una escalada de la violencia. Atrapada en el medio estaba la importante población croata de la zona, que, habiendo pasado demasiado tiempo bajo el yugo de Budapest, se puso del lado de los austriacos. Desde mediados de julio, los húngaros de la región habían estado sentados encima de una bomba preparada para estallar, temerosos de que una marcha imperial hacia el este encontrara la simpatía de los lugareños.

Usar Burgenland como base para un asalto a Viena iba a ser un trabajo terrible.

El general von Nadas fue convocado a Budapest el 10 de octubre y recibió su nueva asignación. Aproximadamente un millón y medio de soldados luchaban por Hungría, solo unos pocos más estaban en camino. Dado que el imperio rodeaba Hungría, poco menos de un millón de esos hombres fueron necesarios para ocupar las fronteras, dejando 600.000 soldados libres para operaciones en otros lugares. (1) Károly le dejó en claro a su comandante que estos hombres eran la flor y nata de la cosecha y que no podrían ser reemplazados si las cosas salían mal, por lo que su cabeza estaría en una bandeja si esta operación fallaba. Con ese sonoro respaldo en sus oídos, von Nadas recibió órdenes de reunir las unidades listadas en Burgenland y marchar hacia la capital imperial lo antes posible. El Tercer Ejército húngaro, como lo bautizaron los altos mandos húngaros, se trasladó al oeste. Para los hombres era obvio hacia dónde se dirigían, y rápidamente comenzaron a llamarse a sí mismos "Los Vengadores de Karoly" y el "Ejército de Schonbrunn", este último una referencia al palacio de los Habsburgo en Viena. Por razones de seguridad, los oficiales hicieron todo lo posible por suprimir esos apodos, pero sobrevivieron y los cronistas de la posguerra a menudo usan estos términos.

Como era de esperar, los primeros disparos del Tercer Ejército fueron en Burgenland. Los lugareños no estaban muy contentos de ver a 400.000 húngaros, otros 200.000 se quedaron atrás como reserva de última hora, llegando a su territorio en las últimas semanas de octubre, justo cuando se estaba trayendo lo último de la cosecha, e hicieron sentir su disgusto. . Ocurrieron incidentes menores: los caballos húngaros desaparecieron en la noche, el vidrio esmerilado de alguna manera se mezcló con las galletas que llevaban los soldados para las raciones de campo ... cosas encantadoras como esas. Los húngaros reaccionaron salvajemente, tomando y ejecutando rehenes ... lo que solo hizo que los austriacos y los croatas los amaran aún más. Teniendo en cuenta que esta iba a ser la base avanzada para el empuje en Viena, no podían tolerar un movimiento activo de francos-tireurs , y despidieron a otros tres mil hombres para tareas antipartidistas. Esto mantendría a Burgenland en silencio durante el resto de la guerra, pero tendría un costo de efectividad en el combate. Mientras tanto, la concentración de fuerzas tan cerca de la capital había aterrorizado a los danubianos. El emperador Carlos no era ingenuo, pero tampoco militar. Le había dejado la guerra primero a Conrad y luego a Straussenburg, y ninguno había sugerido que los húngaros pudieran moverse contra la capital imperial; por lo tanto, se sorprendió horriblemente cuando sus comandantes le dijeron lo que estaba pasando. Dado que gran parte de la red ferroviaria de antes de la guerra de Danubia atravesaba Hungría, transferir fuerzas desde Galicia o los Balcanes sería una tarea abrumadora. Al imperio no le quedaba mucho en Austria o Bohemia, la mayoría de esas unidades estaban en el frente. Sacar unidades del oeste de Austria era posible, pero Karl se mostraba reacio a hacerlo a menos que se produjera una grave emergencia. Temía que si Danubia parecía estar desmoronándose, los italianos podrían intentar apoderarse de parte de la tierra en la región que habían codiciado durante años. . Todo se reduciría a si las defensas en la frontera aguantarían o no ...

La ofensiva húngara se inició el 27 de octubre con un bombardeo masivo de las trincheras imperiales. Contrariamente a las predicciones del general von Straussenburg, el asalto húngaro se produjo en un frente estrecho. Los danubianos habían anticipado que los rebeldes intentarían capturar la mayor parte del corazón de Austria como fuera posible, pero von Nadas parecía estar concentrando todas sus energías en Viena. Casi medio millón de húngaros pasaron la cima el 27 de octubre a pesar de las defensas al estilo de la Gran Guerra, las tropas imperiales no estaban a la altura. Para el mediodía, la fuerza del peso había desplazado a los defensores de sus trincheras de primera línea, dejando a los capitanes imperiales y mayores gritando frenéticamente por teléfono pidiendo refuerzos. No les sirvió de mucho y, al final del día, las aldeas de primera línea de Sommerrein, Sarasdorf y Bruck an der Leitha estaban bajo ocupación húngara. Los combates cesaron durante la noche, pero al día siguiente las tropas imperiales no pudieron detener la marea rebelde.Al mediodía del 28 de octubre, todos los defensores, salvo unos pocos, habían levantado las manos y se habían entregado al cautiverio. Con un gran grito de guerra, el ejército de Schonbrunn atravesó la brecha así creada en busca de su homónimo. Pueblo tras pueblo cayeron en manos de los húngaros, y al final del día los rebeldes habían avanzado cinco millas, resultados por los que muchos soldados de la Gran Guerra habrían muerto, literalmente, por conseguir. Era la vieja palabra mágica: avance.


En Viena, el emperador Carlos estaba al borde del pánico. Habían destrozado las defensas de primera línea en un día y, al final del día, el palacio de Schonbrunn estaba a sólo quince millas de los combates; el estruendo de los cañones era bastante audible mientras el emperador cenaba. No había nada que hacer: Viena no podía celebrarse. Straussenburg no pudo concentrar ninguna cantidad de hombres a tiempo para detener el avance húngaro al este de la ciudad. Si el enemigo mantenía su ritmo actual, von Strassenburg le dijo a su soberano, estaría aquí en tres días. La anarquía abundaba en la ciudad, con refugiados obstruyendo las carreteras hacia el oeste que necesitaban las tropas que se dirigían al este. Aquellos decididos a sobresalir de la ocupación húngara, incluso aquellos que normalmente eran muy pacíficos y respetuosos de la ley, a menudo recurrían al crimen para conseguir algo de comida enlatada o efectivo de emergencia. La gente enterraba sus objetos de valor en los jardines traseros y cerraba las puertas con llave en caso de problemas. Los bomberos estaban ocupados apagando las llamas provocadas por saqueadores o refugiados decididos a no dejar nada para los húngaros. Después de que la policía no pudo establecer el orden, el alcalde declaró la ley marcial a la una de la tarde del día 28. Una capa de pánico yacía justo debajo de una de las ciudades más antiguas de Europa.

Esa noche, con todo a su alrededor derrumbándose, el emperador se dirigió a la Catedral de San Esteban, donde se arrodilló en oración durante cuatro horas, hasta la medianoche. Sabía que no podía esperar tener la capital, pero rezó para poder minimizar los sufrimientos de su pueblo y mantener unido el imperio. Sin duda, Karl lloró algunas lágrimas en privado en el banco esa noche. Regresó a la catedral al día siguiente para la misa y durante una hora la guerra se desvaneció. Bajo el conocido techo abovedado, con los hermosos iconos y el glorioso tabernáculo frente a él, y la Eucaristía en su lengua, el emperador Carlos recibió el gran regalo de la paz. Después del servicio, visitó al cardenal Friedrich Gustav Piffl en su oficina y le dijo que si quería huir de la capital, porque el sonido de la artillería ya había interrumpido los cánticos de la misa, nadie pensaría menos en él. El cardenal Piffl sonrió y negó con la cabeza. La gente de Viena necesitaba a su pastor ahora más que nunca. Si huyera, abandonando su puesto, ¿qué tipo de ejemplo estaría dando? Su responsabilidad para con la gente de la Arquidiócesis de Viena no cambiaría independientemente de quién ondeara la bandera en la ciudad. El cardenal Piffl convocó a uno de los sacerdotes más prometedores de la capital, el padre Theodor Innitzer. (2) Los dos hombres acusaron a un padre Innitzer, presuntamente algo intimidado, de acompañar a los refugiados de la ciudad y atender sus necesidades espirituales. Recogió sus vestimentas y misal, y tomó todo lo que necesitaba para la celebración eucarística antes de dirigirse a unirse a las columnas de refugiados que huían hacia el oeste. Los sirvientes enterraron las bellas reliquias y el arte de la catedral, y el emperador Karl regresó al palacio de Schonbrunn.

El 29 de octubre fue un día pésimo en el frente. Von Straussenburg estaba pagando el precio de su arrogante creencia de que los húngaros no podían atacar al oeste; no tenía suficientes hombres para rechazar al enemigo. Las tropas enemigas cruzaron el Danubio y avanzaron por ambas orillas, tomando agradables aldeas que no habían escuchado los sonidos de la lucha desde la época de Napoleón y arruinando su tranquilidad. Milicias locales- el Landwehr- hicieron todo lo posible por resistir, pero cuando cincuenta veteranos canosos de la guerra austro-prusiana se encontraron con casi cuatrocientos mil soldados modernos, el resultado nunca estuvo en duda. Las fuerzas del Danubio nunca tuvieron la fuerza suficiente en un solo lugar para establecer un reducto firme y atrincherado, por lo que tuvieron que seguir retrocediendo. Los comandantes imperiales lucharon contra una serie de acciones dilatorias, intercambiando espacio y hombres por tiempo. Una compañía podría atrincherarse, luchar durante media hora para mantener a Fischamend bajo la bandera imperial durante unos minutos más y luego retirarse para jugar la dinámica nuevamente en Flughafen Wein una hora más tarde. Pocos tenían mucho para comer o muchas oportunidades de descansar mientras la muerte aguardaba bajo la fresca brisa otoñal. Cuando el sol se deslizó por debajo de las montañas, las tropas húngaras se encontraron en el suburbio de Schwechat en Viena. No habían logrado tomar la capital en dos días, pero nadie podía tener la menor duda de que el 30 de octubre sería el gran día. Esa noche, la artillería húngara bombardeó indiscriminadamente Viena, buscando interrumpir el movimiento de tropas y aterrorizar a la población. "Mañana", se jactó el general von Nadas en su diario, "¡1848 será vengado!"

Los refugiados salieron de la ciudad durante toda la noche con poco más que la ropa que llevaban puesta. Gritaron y discutieron, armaron un escándalo e impidieron el paso de las tropas hacia la ciudad. (3) Aquellos que habían decidido quedarse huyeron a sótanos y áticos, tratando, generalmente con poco éxito, de dormir un poco. La guarnición que mantenía la ciudad bajo la ley marcial se había atrincherado en el perímetro, junto con la policía y los locales. Landwehr- esto tuvo el efecto secundario involuntario de dar mano libre a los saqueadores y ladrones. Los pocos sirvientes que quedaban en el palacio de Schonbrunn enterraron las joyas de la corona imperial y otros artefactos históricos a gran profundidad antes de reunirse con sus esposas e hijos. Y en los dormitorios imperiales, poco antes de la medianoche, se dijo una despedida muy importante.

El emperador Karl no abandonaría la ciudad. Conmovido por el heroísmo del cardenal Piffl, decidió quedarse en Viena. Así como Constantino XI había permanecido en Constantinopla hasta el amargo final hace medio milenio (4), también se quedaría con su pueblo. La emperatriz Zita, quien, sin que nadie lo supiera en ese momento, estaba embarazada (5), y sus cuatro hijos recibieron instrucciones de huir hacia el oeste con el hermano de Karl, el archiduque Maximiliano. Sentado en la rodilla a su hijo mayor, Otto, Karl le dijo que algún día sería emperador y que su madre y el tío Maximiliano lo ayudarían. Le dio un último beso de despedida a Zita y le prometió que “nos volveremos a ver. Si Dios quiere, será en unos meses, después de la guerra. Pero si quisiera lo contrario, nos encontraremos en una vida diferente. Ayuda a los niños a llegar al cielo y no dejes que me olviden ”. Le entregó un papel enrollado y le dijo que no lo leyera hasta que supiera que Vienna se había ido. Un camión blindado llevó a la familia imperial a Salzburgo, mientras que el emperador bajó por última vez a San Esteban. La iglesia estaba cerrada con llave por razones obvias, pero el cardenal Piffl envió a un sirviente para que la abriera para el emperador. Karl pidió la Sagrada Comunión por última vez y pasó la noche en oración por su familia, su pueblo y su imperio.

A las cinco de la mañana, el rugido de un bombardeo de artillería anunció que los húngaros estaban en camino. Los invasores salieron de sus trincheras por última vez y se enfrentaron a la retaguardia que defendía Viena. Como era de esperar, los defensores pusieron todo lo que tenían en esta última pelea, pero no fue suficiente y a las siete de la mañana los rebeldes estaban entrando en la capital. Decidido a no dejar que su amada ciudad fuera saqueada, Karl envió un mensaje al comandante de que Viena sería declarada ciudad abierta. Es mucho mejor capturarlo intacto con una mínima pérdida de vidas y destrucción de propiedad que el enemigo que lo destruya.

Dejar entrar a los húngaros pacíficamente no salvó por completo a Viena. Los ejércitos conquistadores nunca han sido amables con las ciudades, y una vez que los húngaros alcanzaron su objetivo, tomaron todo lo que pudieron llevar. Robaron ropa fina y relojes, metieron oro y plata en los bolsillos y saquearon los mejores restaurantes. Los hombres fueron abatidos en las calles y las mujeres tomadas a la fuerza. El emperador escuchó todo esto desde el interior de la catedral, y lloró, murmurando una y otra vez: "Padre, perdónalos, no saben lo que hacen". (6) A las ocho de la mañana, como si fuera un día cualquiera, el cardenal Piffl salió y entró en el confesionario, el emperador hizo lo mismo. Salieron unos minutos más tarde y Piffl ofreció misa, el emperador era obviamente el único en la congregación. Fue un espectáculo extraño, con el Santo Sacrificio ofrecido con disparos y gritos de fondo en lugar de cánticos angelicales, pero seguía siendo Misa. Lamentablemente, nunca se terminó. A mitad de camino, se oyó un golpe feroz en las puertas, seguido de un disparo que había disparado la cerradura. Un puñado de tropas húngaras, evidentemente no católicas como la mayoría de sus compatriotas, irrumpió y prestó muy poca atención a la santidad de la iglesia, o al único hombre en los bancos. En una escena icónica, tanto el emperador como el cardenal ignoraron a los saqueadores y mantuvieron sus ojos fijos en la misa. Se llevaron íconos para encontrar un destino que no merecían, y los hombres sonrieron ante la perspectiva de hacerse ricos. Uno de los húngaros tomó su pistola y se dirigió hacia el cardenal Piffl. El cardenal se dio la vuelta una fracción de segundo antes del asesinato. Sonriendo, el húngaro marchó sobre el cadáver y subió al altar. Esto era algo que Karl no podía soportar. Mientras el soldado húngaro alcanzaba el tabernáculo, Karl lo derribó al suelo, uno de los camaradas del soldado mató al emperador a tiros. Karl von Habsburg tenía solo veintinueve años y había gobernado el Imperio Unido del Danubio durante menos de un año.

Un momento después, la iglesia se incendió. Por supuesto, esto no fue especialmente sorprendente en sí mismo: con el saqueo de Viena, se esperaba un incendio. En unos momentos, el infierno había atrapado a los soldados húngaros infractores. El fuego se consumió rápidamente, dejando nada más que un montón de cenizas en el suelo. El altar y el frente de la catedral sufrieron graves daños y no se reconstruyeron por completo hasta 1922; el frente de San Esteban ha sobrevivido sin daños desde entonces. Sin embargo, dos elementos escaparon del incendio. El primero de ellos no se descubrió hasta después de la guerra, cuando el sucesor del cardenal Piffl caminaba por los terrenos de la iglesia durante la reconstrucción y tropezó con una caja chamuscada. La abrió para encontrar varias Hostias perfectamente conservadas. Estas Hostias se colocaron cuidadosamente dentro de un contenedor especial y han sobrevivido perfectamente hasta nuestros días. El segundo elemento que escapó del incendio fue una estatua de la Virgen María; permaneció en su pedestal durante el incendio y se quedó sin ni una sola marca. Sin embargo, cuando las tropas húngaras, afortunadamente, menos propensas al vandalismo que las mencionadas anteriormente, descubrieron la estatua, su cara estaba mojada. Los Milagros Gemelos de Viena siguen estando bien documentados y celebrados dentro de la Iglesia Católica incluso hoy. Dado que murió para proteger el tabernáculo del vandalismo, fue declarado mártir por el Papa Benedicto XV un año después, y fue canonizado en 2017, el 30 de octubre se convirtió en su fiesta. (7)

Un icono de San Carlos de Austria (1888-1917) el Emperador de la Paz, el Host-Saver.

Tras la captura de Viena, el Tercer Ejército húngaro se detuvo para descansar. Guarnecer la ciudad, incluso con gran parte de su población huyendo, sería una tarea monumental. La lucha había dañado gran parte de la ciudad, aunque no fue tan grave como algunos temían, y analizar lo que aún estaba en pie y qué hacer con lo que sería un proceso que consumiría mucho tiempo. También estaba la monumental cuestión de la familia imperial: los sirvientes capturados revelaron que todos menos Karl habían huido a Salzburgo, pero no tenían idea de dónde estaba el propio Karl. Esto provocó una búsqueda masiva que duró diez días. Finalmente, se concluyó que estaba muerto. Naturalmente, el primer ministro Karoly anunció esto al mundo. El Emperador estaba muerto, ¿quién lideraría Danubia ahora? Las armas húngaras habían demostrado su valía una y otra vez con Viena perdida y el emperador muerto, ¿por qué no podían ver que habían perdido la guerra y que las armas húngaras habían forjado una nación real? El reconocimiento diplomático de Hungría era seguramente inminente, se dijo Karoly ...

La familia imperial llegó a Salzburgo dos días después. La pobre emperatriz Zita lloró todo el camino, convencida de que su marido estaba muerto, mientras su cuñado y sus hijos intentaban consolarla. Tan pronto como llegaron a su nuevo hogar, un mensajero sin aliento corrió hacia ellos con la noticia de que la capital había caído cuatro días antes. Zita sacó la carta de su bolsillo y, con las manos temblorosas, la abrió. En el interior, su difunto esposo había escrito:

Para cuando leas esto, estaré muerto.

Estoy desgarrado escribiendo esto, querida. Tengo un gran deber para con usted, mi esposa y mis hijos. Sin embargo, tengo un deber para con mi pueblo y también con mi imperio. Nunca mis responsabilidades han chocado tanto en todos mis días. Hacer esta elección me duele, querida, pero debo quedarme con mi gente. Me necesitan en su hora de debilidad. Sé que hará todo lo que esté a su alcance para criar a nuestros hijos como yo hubiera querido que crecieran, y que usted y mi hermano Maximiliano criarán a nuestro hijo Otto para que me siga algún día. Les pido que recen por mi alma y que nos veamos en el Reino de los Cielos antes de que pase mucho tiempo. Te amo.

Seguía una firma ridículamente larga que enumeraba sus varias docenas de títulos, el segundo de los cuales era “Rey de Hungría”. El arzobispo de Salzburgo fue convocado y un lloroso Otto de cinco años fue coronado con todos los títulos de su difunto padre, lo que lo convirtió en el sexagésimo tercer gobernante de los Habsburgo de Austria desde finales del siglo XIII, y el segundo soberano del Imperio Unido. del Danubio. Por supuesto, como todavía vestía pantalones cortos, Maximilian fue coronado como regente hasta que Otto cumplió los dieciocho. Ese mismo día, ordenó al general von Straussenburg que enviara todo lo que pudiera, desde donde pudiera conseguirlo, para asegurarse de que los húngaros no pudieran dirigirse hacia el oeste hacia el corazón imperial. Mientras tanto, tenía que tomar un tren para Berlín.


Opciones de acceso

1 Heereswesen, Bundesministerium für und Kriegsarchiv, Österreich-Ungarns letzter Krieg 1914-1918. Das Kriegsjahr 1914 vom Kriegsausbruch bis zum Ausgang der Schlacht bei Limanowa-Lapanów, 7 vols. (Viena: Verlag der Militärwissenschaftlichen Mitteilungen, 1931) Google Scholar, I [en adelante ÖULK, Yo], 54.

2 Véase Stone, N., "Army and Society in the Habsburg Monarchy, 1900-1914", Past and Present, 33 (1966), 99 - 101 CrossRefGoogle Scholar Hämmerle, C., "Die k. (Reino Unido. ¿Armee como “Schule des Volkes”? Zur Geschichte der Allgemeinen Wehrpflicht in der multinationalen Habsburgermonarchie (1866-1914 / 18) », en Jansen, C. ed., Der Bürger als Soldat. Die Militarisierung europäischer Gesellschaften im langen 19. Jahrhundert: ein internationaler Vergleich (Essen: Klartext, 2004), 181 Google Scholar.


Inhaltsverzeichnis

Arthur Arz von Straußenburg, aus einer evangelischen Pfarrersfamilie stammend, wurde 1857 como Sohn des Postmeisters Karl Gustav Arz von Straußenburg (1831-1893) und dessen Ehefrau Louise geb. Pfaffenhuber en Hermannstadt geboren. [2] Die adelige Familie gehörte den Siebenbürger Sachsen, der deutschsprachigen Minderheit Siebenbürgens, damals Teil des Vielvölkerstaates Kaisertum Österreich, seit 1867 Österreich-Ungarn, an. Sein Vater war ein hochgeachteter Mann, der (wie später auch Baron Arz) dem ungarischen Magnatenhaus (Oberhaus) angehörte.

Die Schullaufbahn absolvierte der junge Arz en Dresden und Hermannstadt und schloss diese mit großem Erfolg ab. Danach beschloss er, Rechtswissenschaften zu studieren, leistete vorher jedoch Militärdienst als Einjährig-Freiwilliger. 1876/77 diente er als Leutnant der Reserve en einem ungarischen Feldjägerbataillon.

Während dieser Zeit änderte Arz seine Berufspläne und trat ins gemeinsame Heer ein, um die Offizierslaufbahn einzuschlagen.

Von 1885 bis 1887 besuchte er die k.u.k. Kriegsschule in Wien und wurde anschließend wegen seiner hervorragenden Leistungen als Stabsoffizier dem Generalstab des Heeres zugewiesen. Bald wurde er zum Hauptmann befördert und 1895 dem neu ernannten Generaltruppeninspektor Feldzeugmeister Anton von Schönfeld als Ayudante zugewiesen, fue er bis zu dessen Tod Anfang 1898 blieb. 1898 kehrte Arz in den Generalstab zurück, wo er bis auf wenige Ausnahmen bis 1908 bleiben sollte.

En noviembre de 1908 verließ der zum Generalmajor beförderte Arz den Generalstab und übernahm das Kommando über die 61. Infanteriebrigade. Er galt damals als einer der vielversprechendsten und kompetentesten Offiziere des Heeres und erhielt Förderungen durch Erzherzog Eugen. 1912 übernahm er für kurze Zeit den Befehl über die 15. Infanterietruppendivision in Miskolc, ehe er 1913 zum Feldmarschallleutnant befördert und an das Kriegsministerium nach Wien versetzt wurde. Hier fungierte er als Sektionschef, dem Minister unmittelbar unterstellt.

Nach Ausbruch des Ersten Weltkriegs im Sommer 1914 blieb Arz noch einige Wochen im Kriegsministerium, ehe er Anfang September an die Ostfront abkommandiert wurde und kurzfristig die 15. Infanterie-Truppen-Division und kurz darauf das VI. Korps am San-Abschnitt übernahm. En Galizien machte er seine ersten Fronterfahrungen und zeichnete sich im Abschnitt der k.u.k. 4. Armee Anfang Dezember besonders in der Schlacht von Limanowa-Lapanow aus. Anfang Mai 1915 kämpfte er mit seinen Truppen im Verband der deutschen 11. Armee unter General August von Mackensen in der Schlacht von Gorlice-Tarnów und bei Grodek, danach stieß er während der Bug-Offensive bis nach Brest-Litowsk vor.

En septiembre de 1915 zum General der Infanterie befördert, wurde sein Korps in die Bukowina verlegt und der 7. Armee bei Horodenka unterstellt. Während der Brussilow-Offensive en julio de 1916 von den Russen bei Butschatsch angegriffen, rettete er sein Korps durch engen Anschluss an die deutsche Südarmee und konnte seine Stellungen im Raum Drohobycz stabilisieren.

Finaliza en agosto de 1916 geriet Österreich-Ungarn nach dem Kriegseintritt Rumäniens auf Seiten der Entente Strategisch zunehmend unter Druck. Arz wurde nach Siebenbürgen versetzt und mit dem Oberbefehl der neuformierten 1. Armee beauftragt, um den Vorstoß der rumänischen Truppen in dieses Gebiet abzuwehren. Bei seiner Ankunft im Hauptquartier von Klausenburg (Cluj-Napoca) erklärte er: Ich bin ein Armeechef ohne Armee. In der Tat hatte die 1. Armee lediglich Divisionsstärke (rund 10.000 Mann) - ein Beweis für die überstrapazierten Ressourcen der Donaumonarchie.Durch Unterstützung der am Gebirgskamm Siebenbürgens aufmarschierenden deutschen 9. Armee unter General von Falkenhayn gelang es den Mittelmächten, die rumänische Invasion in der Schlacht von Kronstadt abzuwehren und schließlich zum Gegenangriff überzugehen. Aufgrund seiner Leistungen auf dem rumänischen Kriegsschauplatz gewann Arz die Anerkennung des Thronfolgers Erzherzog Karl.

Generalstabschef 1917/1918 Bearbeiten

Als Kaiser und König Franz Joseph I. Soy el 21 de noviembre de 1916 starb, folgte ihm Karl I./IV. nach, der in den Wochen nach seiner Thronbesteigung sowohl die zivile como auch die militärische Führung austauschte. Karl übernahm am 2 de diciembre de 1916 persönlich den Oberbefehl über die gesamte bewaffnete Macht, den bis dahin Erzherzog Friedrich von Österreich-Teschen innegehabt hatte, geriet aber in der Folge in Konflikt mit dem an eigenständige Entscheidungen gewohnten Generalstabschef Conrad. Aufgrund dieser Differenzen enthob der Kaiser Conrad am 1. Marzo de 1917 seines Amtes und ernannte Arz am gleichen Tag zum Nachfolger. [3]

Dieser kam umgehend ins Hauptquartier en Baden bei Wien und übernahm seine neue Funktion im Armeeoberkommando (AOK). Er legte einen völlig anderen Führungsstil an den Tag als der selbstbewusste, ehrgeizige Conrad. Arz war vielmehr ein loyaler Berater seines Monarchen in militärischen Fragen und verhielt sich in politischen Angelegenheiten neutral. Nach persönlichem Machtzuwachs strebte er nicht. Manfried Rauchensteiner beurteilte ihn als unpolitischen, unauffälligen und vor allem befehltreuen Mann. [4]

Das Verhältnis des Generalstabschefs zur mächtigen deutschen Obersten Heeresleitung (OHL) unter Hindenburg und Ludendorff war weit harmonischer als das seines Vorgängers Arz war Anhänger des Bündnisses und Bewunderer des deutschen Heerwesens. Infolge dessen gewann die deutsche OHL mehr Einfluss auf militärische Vorgänge der Doppelmonarchie zunehmend ein Problem für die österreichisch-ungarischen Entscheidungsträger, insbesondere für den Monarchen selbst. Die Friedensbestrebungen Kaiser Karls wurden vom deutschen Verbündeten nicht unterstützt. Jedoch führte die verstärkte deutsche Unterstützung auch zu militärischen Erfolgen im Sommer und Herbst des Jahres 1917 (Abwehr der Kerenski-Offensive und Sieg von Karfreit).

Am 19. Abril 1917 als ungarischer Adeliger vom Monarchen mit der Baronswürde [5] y am 17. Agosto 1917 mit dem Militär-Maria-Theresien-Orden ausgezeichnet [6] sowie am 9. Februar 1918 zum Generaloberst befördert, [7] plante Arz auf Druck der OHL im Sommer 1918 eine finale Schlacht gegen Italien. Doch die Planungen erwiesen sich als problematisch, da sowohl Feldmarschall Conrad als auch Feldmarschall Boroevic den Hauptstoß der Offensive führen wollten, fue schließlich en junio de 1918 zum Scheitern der Aktion führte. Als Reaktion übernahm Arz die volle Verantwortung für das Scheitern und bot dem Kaiser seinen Rücktritt an, was dieser ablehnte.

Arz bestritt in seiner Biografie später österreichisch-ungarische Expansionsbestrebungen. Eroberungen hätten das „zur Not“ aufrechterhaltene Gleichgewicht gestört. Der Bestand der Monarchie sei durch Veränderung ihrer Zusammensetzung im Zuge von Annexionen vom Verfall bedroht gewesen, weshalb der alleinige Kriegszweck die Erhaltung der Monarchie gewesen sei. [8]

Intern vertrat er in einem Schreiben vom Juli 1918 an Außenminister Burián eine andere Cargo:

„Der Sieger hat das Recht, die Folgen seines Sieges nach seinem Urteil und seinem Gutdünken aufzustellen. Und die Sieger auf der Balkanhalbinsel sind wir. De la mano con unseren Kriegszielen auf dem Balkan geht die Lösung der jugoslawischen Frage. Sie wird gelöst werden müssen, was, meiner Ansicht nach, vollständig nur im Rahmen der Monarchie möglich ist. Ich kann die Beseitigung der großserbischen Gefahr nur darin erblicken, dass ein selbständiger serbischer Nationalstaat nicht wieder erstehen darf und dass die Monarchie dieses Volk in ihren Verband einverleibt. Nur diese radikale Lösung der Frage kann die Monarchie vor neuen Krisen und Verwicklungen sicherstellen. [9] “

Arz wollte den Status Albaniens als befreundetes neutrales Ausland in den Status eines feindlichen und eroberten Gebietes umwandeln, vor allem, um mehr Requirierungsmöglichkeiten im Lande zu haben. Er forderte am 21. Juli 1918 von Burián ein Äquivalent für die unverhältnismäßig großen Opfer an Personal und Material für die Besetzung Albaniens. Dieses Äquivalent könne aber unmöglich in einem Protektorat gesehen werden. Albanien muss als selbständiger Staat unmittelbare Grenzen an die Monarchie erhalten und durch staatsrechtliche Bindungen mit diesem aufgebaut werden. Da nach Meinung von Arz der Sieger auf der Balkanhalbinsel die Monarchie sein werde, liege es an ihr, die Zukunft durch vorwegnehmende Maßnahmen jetzt schon in bestimmte Bahnen zu lenken. [10]

Arz befürwortete sogar ein Protektorat der Monarchie en Armenia. Er sah in der Entsendung schwacher österreichisch-ungarischer Kräfte nach dem Kaukasus keinen Nachteil für die Monarchie. Ein Engagement im Kaukasus schien sowohl dem Großmachtprestige als auch den Wirtschaftsinteressen der Monarchie förderlich zu sein - vor allem die Sicherung eines Anteils am Erdöl von Baku. Arz erklärte sich am 9. August bereit, en Anbetracht der großen Bedeutung der Rohstoffgewinnung aus dem Kaukasus zwei bis drei Bataillone nach Armenien zu entsenden. [11]

Doch dazu kam es aufgrund des Kriegsverlaufs nicht mehr. Die Entente hatte nach dem Kriegseintritt der USA die Oberhand gewonnen und Ende Oktober 1918 zerbrach die österreichisch-ungarische Realunion, die Frontarmee löste sich auf. Arz erklärte, die Armee könne den Krieg nicht mehr fortsetzen und riet Karl I. zum Waffenstillstand, um unnötiges Blutvergießen zu verhindern. Der Kaiser legte den Oberbefehl in der Nacht zum 3. Noviembre nieder und wollte Arz zu seinem Nachfolger ernennen. Doch dieser lehnte es ab für die Unterzeichnung des Waffenstillstands verantwortlich sein, der den deutschen Bündnispartner bedrohte und bat den Kaiser, an seiner statt Feldmarschall Kövess zum Oberbefehlshaber zu ernennen, was dieser auch tat. [12] Am 3 de noviembre de 1918 trat der Waffenstillstand von Villa Giusti unter chaotischen Umständen en Kraft, wodurch fast 350.000 österreichische Soldaten en italienische Kriegsgefangenschaft gerieten.

Nach Kriegsende wurde die ehemalige k.u.k. Armee vom Monarchen am 6 de noviembre de 1918 demobilisiert und löste sich vollends auf. Arz nahm seinen Abschied vom aktiven Dienst und ließ sich gezwungenermaßen en Viena nieder (er wohnte nach Lehmanns Adressbuch: 3., Esteplatz 5). Seine siebenbürgische Heimat war inzwischen rumänisches Territorium geworden, und Rumänien verweigerte ihm als ehemaligem Kriegsgegner die Rückkehr.

Staatsrechtlich war Arz ungarischer Bürger, doch sowohl Ungarn als auch Rumänien verweigerten ihm Pensionszahlungen, weshalb er trotz Spenden und Zuwendungen aus einem Fonds ehemaliger Offiziere in ärmlichen Verhältstenissen leben. Erschwerend kam hinzu, dass er einen Prozess durchstehen musste, an dessen Ende er jedoch freigesprochen wurde. Man machte Arz den Vorwurf, nach dem Waffenstillstand den Feuereinstellungsbefehl an der italienischen Front zu früh gegeben zu haben, so dass noch viele österreichische Soldaten in italienische Gefangenschaft gerieten.

Erst 1926 änderte sich seine finanzielle Lage, als er das Pensionsangebot Ungarns annahm, das jedoch mit der Auflage verbunden war, die Pension immer persönlich in Budapest abzuholen.

En Wien verfasste er seine Memoiren und Kriegserlebnisse ohne Selbstrechtfertigung oder politische Ansichten. Während eines Aufenthalts en Budapest, um seine Pension einzulösen, erlitt er einen Herzinfarkt und verstarb am 1. Julio de 1935. Er wurde mit höchsten militärischen Ehren auf dem Kerepescher Friedhof en Budapest beigesetzt. Später wurden seine sterblichen Überreste auf den Budapester Neuen Friedhof überführt, wo sich sein Grab noch heute befindet.


Ver el vídeo: Saksan suurlähetystön FACES OF EUROPE -näyttelyn virtuaaliset avajaiset